¿Por qué es importante la flora intestinal o microbiota?

Vivimos rodeados de microorganismos y desde siempre el ser humano ha convivido con ellos. Encontramos microorganismos en nuestra piel, en el aparato digestivo y aparato genitourinairo.

Hablar de flora intestinal o microbiota es hablar de un órgano más, que tiene funciones propias y que se relaciona con el resto de nuestro organismo. El cuerpo humano tiene 100 billones de microorganismos en el aparato digestivo, una cifra diez veces más alta que el número de células humanas. Se calcula que la flora intestinal de nuestro aparato digestivo pesa aproximadamente un kilo. La mayoría de estos microorganismos son bacterias, pertenecientes a más de 400 especies distintas, entre las que predominan las llamadas “bacterias buenas” como Lactobacillus y Bifidobacterium.

La cantidad y composición de la flora intestinal varía según el tramo del aparato digestivo: en el estómago es donde encontramos menor número de bacterias debido al pH ácido del estómago y a medida que vamos pasando por el intestino van aumentando hasta llegar al colón o intestino grueso que es dónde se concentra el mayor número de bacterias.

¿Por qué es importante la flora intestinal o microbiota?

Los datos de la flora intestinal

billones de bacterias

Número de células del cuerpo humano:
1 billón

millones de genes

Número de genes humanos:
23.000

especies de bacterias (rango de 300-500)

Número de especies humanas:
1

La flora intestinal no la tenemos incorporada cuando nacemos, sino que la adquirimos.
Primero el intestino es colonizado por las bacterias que le transfiera la madre al bebé a través del canal del parto, el medio ambiente y la lactancia materna, y posteriormente la flora intestinal continúa desarrollándose a través de la ingesta de alimentos, del contacto con el exterior, de los hábitos higiénicos, etc. Por lo tanto, cada individuo tiene una composición única (como si de una huella dactilar se tratara) y su desarrollo equilibrado es primordial para nuestro bienestar general y salud.

La cantidad de esta microflora intestinal fluctúa a lo largo de toda la vida y dependerá de la alimentación, el estrés, los cambios hormonales, determinadas enfermedades, del uso de antibióticos y otros medicamentos.

Funciones de la flora intestinal

flecha Protegernos de la acción de bacterias nocivas o patógenas que pueden causar infecciones (las bacterias de la flora se adhieren a la mucosa intestinal y producen sustancias antimicrobianas).
flecha Producir ácidos grasos de cadena corta (ACGC), que acidifican la luz intestinal, lo que inhibe el crecimiento de bacterias patógenas. Los ACGC también aportan energía al epitelio intestinal.
flecha Permitir la correcta digestión de alimentos como por ejemplo la fibra vegetal, los lípidos, la lactosa, etc.
flecha Sintetizar vitaminas del grupo B y vitamina K.
flecha Reforzar y estimular el sistema inmunitario (el sistema inmunitario intestinal constituye la parte más extensa de nuestro sistema inmunitario).
flecha Ayudar a la correcta absorción de calcio, magnesio y hierro.

¿Qué pasa cuando se altera la flora intestinal?

Si la flora intestinal está alterada o pierde su equilibrio (disbiosis intestinal):

  • Se reduce la capacidad de absorción de nutrientes.
  • Se alteran los mecanismos de defensa del tracto digestivo.
  • Se pueden desarrollar bacterias patógenas que dan lugar a efectos negativos para nuestra salud, como: diarreas, gases, hinchazón, pesadez y estreñimiento.

flora intestinal

Situaciones en las que la flora intestinal puede verse alterada

alimentacion Incorrecta alimentación o cambio de alimentacion

  • Cuando se viaja a otros países
  • Comida rápida, abuso de café, alcohol, bollería…
antibioticos Terapia antibiótica

  • Los antibióticos reducen de forma drástica la funcionalidad de la flora intestinal cursando con diarrea en muchos casos.
laxantes Uso continuado de laxantes

  • El uso prolongado de laxantes puede dañar la flora intestinal.
trastornos gastrointestinales Trastornos gastrointestinales

  • Agudos: diarrea aguda, diarrea del viajero.
  • Crónicos: enfermedades intestinales inflamatorias y síndrome del intestino irritable.
infecciones recurrentes Infecciones recurrentes

  • Adultos o niños con recaídas (otitis, faringitis, bronquitis, gastroentiritis, etc.)
  • Pacientes con cistitis recurrentes que inducen a un uso periódico de antibióticos.
gluten Alergias e intolerancias alimentarias

  • Cursan con trastornos gastrointestinales como dolor abdominal, flatulencias, estreñimiento o diarreas.
sistema inmunitario Déficit del sistema inmunitario

  • En épocas o situaciones de estrés, vuelta de vacaciones, cambios de estación (astenia primaveral u otoñal), convalecencias o en tratamientos con terapias agresivas.

Las enfermedades que se gestan en el aparato digestivo

Investigaciones realizadas en la última década han relacionado el deterioro de la flora intestinal con el riesgo de múltiples enfermedades:

Alergias y asma

Están alcanzando niveles epidémicos en los países occidentales coincidiendo con un empobrecimiento de la flora intestinal en los niños. Nuestra flora intestinal tiende a ser cada vez menos variada y menos diversa, por lo que nuestro sistema inmune es cada vez menos competente.

Diabetes y obesidad

Las bacterias del intestino tienen una gran actividad metabólica. Estas bacterias desempeñan un papel importante en enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2 y la obesidad.

Enfermedades cardiovasculares

Investigaciones han relacionado la actividad de la flora intestinal con los daños en las arterias que llevan a los infartos. Estos daños se añaden a los de la diabetes y la obesidad, que también elevan el riesgo cardiovascular.

Cáncer

La composición de la flora intestinal se ha relacionado con el origen y la evolución del cáncer colorrectal. También algunos cánceres de hígado se deben a la acción de las bacterias del intestino.

Enfermedades intestinales inflamatorias

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa están estrechamente relacionadas con la flora intestinal.

Las enfermedades que se gestan en el aparato digestivo

Los probióticos ayudan a equilibrar la flora intestinal ¡fundamental para tu bienestar!

Lactoflora® protege tu salud