¿Cómo afectan los desequilibrios hormonales a la microbiota vaginal?

Para poder explicar cómo los desequilibrios hormonales afectan a la microbiota vaginal, es necesario que nos hagamos una idea del papel de los estrógenos en el mantenimiento de los mecanismos de defensa del sistema genitourinario.

Microbiota-vaginal-y-cambios-hormonales

Los estrógenos son, junto con la progesterona, las principales hormonas femeninas. Se segregan mayoritariamente en el ovario, sobre todo durante la época fértil de la mujer, cuando mensualmente se producen ovulaciones.

17-β-estradiol es el estrógeno predominante, y el encargado de mantener el trofismo, la vascularización y la vitalidad, de los tejidos. A nivel genitourinario, el tejido epitelial que recubre las vías urinarias y genitales se mantiene así mejor irrigado, con un espesor y una funcionalidad adecuada. La pared vaginal en estas condiciones ideales mantiene un grosor adecuado y produce glucógeno, que es un sustrato que es utilizado por los lactobacilos para producir ácido láctico.

Cuando disminuye el nivel de estrógenos, también lo hace la producción de glucógeno del epitelio vaginal y por lo tanto el sustrato de los lactobacilos. Esto provoca una reducción del número de los lactobacilos y por ende de la producción de ácido láctico, que es uno de los principales mecanismos de defensa de la vagina, pues acidifica lo suficiente el medio para interferir en el crecimiento de gérmenes patógenos.

 

¿Qué cambios hormonales hay durante la menopausia?

La menopausia implica una disminución de la producción ovárica de estrógenos, y por lo tanto puede dar lugar a la generación de un medio vaginal más susceptible de sufrir infecciones. Incluso en la perimenopausia, que es una época de transición que se caracteriza por desequilibrios en la producción hormonal, ya se pueden presentar alteraciones vaginales por déficit estrogénico, como la sequedad vaginal que se nota especialmente en las relaciones sexuales, o la disminución de los mecanismos de defensa, lo cual aumenta las posibilidades de presentar vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal, u otras infecciones.

 

¿Pueden los anticoneptivos orales alterar la microbiota vaginal?

El uso de anticonceptivos hormonales también puede desequilibrar los niveles estrogénicos, ya sea mediante la inhibición de la ovulación, o mediante el predominio del efecto del progestágeno que reduce y espesa las secreciones del cuello del útero, y del mismo modo afectar a la microbiota vaginal.

Otros tipos de alteraciones hormonales

Otro tipo de alteraciones hormonales, como las del tiroides, la prolactina, o la insulina (diabetes), también pueden afectar a la microbiota por la interferencia en los niveles y/o funcionalidad de los estrógenos y/o del epitelio.

Cuando aumenta en sangre la prolactina (por enfermedades, medicamentos o simplemente por la lactancia materna), se suele inhibir la ovulación y por lo tanto disminuir la secreción estrogénica de los ovarios.

Las disfunciones tiroideas están relacionadas con anovulación, abortos espontáneos e infertilidad. No se sabe muy bien cuál es el mecanismo asociado a estos efectos, aunque se ha demostrado la existencia de receptores para estas hormonas en gran parte de los tejidos genitales, algunos de los cuales están encargados de la producción de estrógenos. Desde el punto de vista clínico suelen asociarse a síntomas vaginales típicos de la disminución estrogénica, como la sequedad, o el aumento de la susceptibilidad de infecciones.

Las personas diabéticas, sobre todo si el control metabólico no es bueno, presentan más riesgo de sufrir infecciones urogenitales, ya sean infecciones de orina o vaginales, en el caso de las mujeres. La diabetes afectaría a los mecanismos de defensa de la vagina y es considerada uno de los factores predisponentes de vulvovaginitis recidivante por el hongo Candida albicans.

 

¿Pueden ayudar los probióticos a proteger la microbiota vaginal durante esos cambios hormonales?

En todos estos casos, la suplementación con lactobacilos puede ser una solución natural y sencilla para intentar reducir los efectos que el déficit de estos microorganismos supone para las defensas vaginales. De forma preventiva, ante cualquiera de las circunstancias que sepamos puedan afectar a la microbiota, se pueden utilizar productos probióticos, que contienen lactobacilos, pues han demostrado científicamente en estudios clínicos, que son capaces de reparar la microbiota y el pH del medio interno, disminuyendo el riesgo de infecciones vaginales.

Cuando existe predisposición a infecciones urinarias, se pueden utilizar productos que combinan los agentes probióticos con otros denominados proantocianidinas; estas son las sustancias que proceden del arándano rojo y que reducen la capacidad infectiva de E. coli, el principal microorganismo implicado en infecciones de orina en nuestro medio.

Lactoflora protector íntimo probióticos

 

Bibliografía y Lecturas Recomendadas

  • Menoguía: Salud Vaginal. Serie de Menoguías de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. AEEM: 2014. Disponible en www.aeem.es
  • Suárez E, Beltrán DA, Daza M, González SP, Guerra JA, Jurado AR, Ojeda D, Rodríguez JM. La microbiota vaginal: composición y efectos beneficiosos. Consenso sobre usos de los probióticos en Ginecología. Disponible en: http://www.sepyp.es/probiot_vaginales.pdf
  • Jurado AR, Allué J, Pérez S. Retrato de um probiótico. Noticias Médicas. 16-30 Junio 2010: 3960
  • Rodríguez-Castelán J, Anaya-Hernandez A, Méndez-Tepepa M, Martínez-Gómez M, Castelán F, Cuevas.Romero E. Distribution of thyroid hormone and thyrotropin receptors in reproductive tissues of adult female rabbits. Endocr Res. 2016 Jun 7;1-12.
  • Akimoto-Gunther L, Bonfim-Mendoça P de S, Takahachi G, Irie MM, Miyamoto S, Consolaro ME, Svidzinsk TI. Highligts regarding host predisposing factors to recurrent vulvovaginal candidiasis: chronic stress and reduced antioxidant capacity. PLoS One, 2016 Jul 14;11(7);e0158870. doi: 10.1371/journal.pome.0158870. eCollection 2016.
  • Beltrán Vaquero DA, Guerra Guirao JA. Consenso de probióticos vaginales. Madrid: EDIMSA Editores Médicos AS, 2012. ISBN-13: 978-84-7714-377-2
  • Cancelo, MJ. Diagnóstico y tratamiento de las infecciones vulvovaginales. Protocolo actualizado en 2012. Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Ed: Editorial Equium SL. Madrid, 2012.

 

 

The following two tabs change content below.
Ana Rosa Jurado

Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.
Ana Rosa Jurado

Últimas entradas deAna Rosa Jurado (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *


*

borrar formularioEnviar