Cistitis y probióticos

probioticos para la cistitis

¿Qué es la cistitis?

Las infecciones de las vías urinarias suponen la segunda causa de consulta médica tras las de las vías respiratorias. La más frecuente es la cistitis no complicada, queja que se presenta en el 50 % de las mujeres a lo largo de su vida.

Síntomas de la cistitis

Se diagnostica habitualmente por su típica sintomatología:

  • disuria (dolor al orinar),
  • polaquiuria (escasa expulsión de orina)
  • urgencia miccional,
  • y por una tira colorimétrica que analiza las características de la orina.

No es necesario realizar cultivos u otras pruebas analíticas.

Suelen tratarse de forma empírica, con antibiótico, que se administra de intención, es decir, sin haber realizado un cultivo de orina, pues su nivel de respuesta al tratamiento es muy elevado, y su posibilidad de complicaciones prácticamente nula, en personas por lo demás sanas.

 

Cistitis recurrente

Pero, la cistitis puede recurrir tras un correcto tratamiento, lo cual ocurre en aproximadamente un tercio de las mujeres que la sufren. Para que una infección del tracto urinario (ITU) sea considerada recurrente o de repetición tiene que suceder dos o más veces en 6 meses, o tres o más veces en un año.

Este tipo de infecciónes del tracto urinario recurrentes suelen afectar a la calidad de vida de las personas que las padecen y supone una hiperfrecuentación de los servicios de salud. Se producen sobre todo en mujeres sexualmente activas, casi siempre después de los encuentros sexuales, o en mujeres menopáusicas, en las cuales los mecanismos de defensa de las vías urinarias pueden estar disminuidos como consecuencia del déficit estrogénico.

 

Causas de la infección de orina en mujeres

El microorganismo que suele causar las infecciones del tracto urinario no complicadas es E. coli, un típico patógeno que se encuentra en el colon, y que puede invadir el perineo, la entrada de la vagina y las vías urinarias. La capacidad para provocar una infección depende del microorganismo, pero también de las defensas de la persona que la padezca. En este sentido, la presencia de lactobacilos productores de peróxido de hidrógeno, bacteriocinas y ácido láctico en la microbiota vaginal y en el perineo supone un factor de protección. Cuando disminuyen los lactobacilos, los microorganismos patógenos pueden colonizar mejor el perineo, la vagina, y ascender por las vías urinarias causando la infección si no son eliminadas por la orina y por el resto de las defensas locales.

 

¿Cómo prevenir la cistitis?

Ante el problema de salud que generan las infecciones del tracto urinario de repetición o recurrentes, se han diseñado numerosas estrategias para intentar evitarlas. Tras haber sido probadas, algunas de las más utilizadas contemplan el uso de antibióticos, de forma continuada en diferentes pautas durante 6 meses, o después de las relaciones coitales, si la infección de orina se produce tras los encuentros sexuales (cistitis postcoital).

En mujeres postmenopáusicas, el tratamiento con estrógenos ha demostrado ser eficaz, al mejorar el trofismo y las defensas de la vagina, la vulva y las vías urinarias. Además, se pueden formular vacunas y, sobre todo cuando las mujeres no quieren usar antibióticos, o estos producen otros efectos adversos, existe la posibilidad de utilizar productos naturales como el extracto de arándano rojo y los probióticos.

El extracto de arándano rojo disminuye la capacidad patógena del microorganismo E. coli, al no permitir que éste se adhiera a las paredes de las vías urinarias para provocar la infección. La cantidad adecuada de este producto para ser efectivo es de 36 mg o más de la sustancia activa de este extracto, que es la proantocianidina, conocida como PAC.

Los productos probióticos que contienen lactobacilos han demostrado, por ejemplo sobre todo los que contienen L. plantarum CECT8675 y CECT8677, L. crispatus, entre otros por su capacidad para disminuir la infectividad de patógenos urinarios como E. coli, así como su efectividad para reducir el número de infecciones del tracto urinario de repetición en mujeres afectadas, cuando se asocia al tratamiento inicial con antibiótico y después se utiliza de forma continuada, ya sin el antibiótico, durante un periodo de tiempo.

En la actualidad, existen productos que combinan estas dos sustancias naturales, los lactobacilos y el extracto de arándano rojo, para complementar sus acciones defensivas, con el resultado que se espera: la disminución de las recurrencias de las ITU.

Bibliografía y Lecturas Recomendadas

  • Brenes FJ. Cistitis recurrentes en la mujer. 7DM 2014; nº856:16-8
  • Palou J, Millán F, Brenes FJ, Costa J. Cistitis no complicada en la mujer. Guía de práctica clínica. Asociación Española de Urología. Actualización 2013.
  • Grabe M et al. Guideliness on Urologícal Infections. European Association of Urology. 2014.
  • Suárez E, Beltrán DA, Daza M, González SP, Guerra JA, Jurado AR, Ojeda D, Rodríguez JM. La microbiota vaginal: composición y efectos beneficiosos. Consenso sobre usos de los probióticos en Ginecología. Disponible en: http://www.sepyp.es/probiot_vaginales.pdf
  • Beltrán Vaquero DA, Guerra Guirao JA. Consenso de probióticos vaginales. Madrid: EDIMSA Editores Médicos AS, 2012. ISBN-13: 978-84-7714-377-2
  • Jurado AR, Allué J, Pérez S. Retrato de un probiótico. Noticias Médicas. 16-30 Junio 2010: 3960

 

Lactoflora protector con arandanos

The following two tabs change content below.
Dra. Ana Rosa Jurado

Dra. Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga en Consulta de Sexología
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.

2 comentarios en “Cistitis y probióticos

  1. Hola soy recurrente en infección de orina quisiera saber cada cuanto me tendría que tomar el probioticos con arandanos para prevenir las infecciónes. Muchas gracias.

    1. ¡Hola Julia!
      Para prevención de recaídas se recomienda 1 cápsula al día durante 15 días o 1 mes. Este proceso puede repetirse mensualmente.
      Para cualquier otra consulta no dudes en escribirnos de nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *