logo Lactoflora
Inicio / Inmunología / Lactobacilos y defensas

Lactobacilos y defensas

Lactoflora blog Lactobacilos y defensas
Índice de contenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué defensas tiene nuestro cuerpo frente a las infecciones?

    Nuestro organismo cuenta con defensas naturales que nos protegen frente a agresiones externas, como las que producen los microorganismos patógenos.

    Las defensas de nuestro organismo son de dos tipos:

    • externas, como las que se encuentran en la piel y en las mucosas (de la boca, de las vías respiratorias, intestinales, del aparato genitourinario)
    • internas, como las células que circulan por la sangre produciendo sustancias que ayudan a luchar contra los gérmenes invasores.

    Las células blancas de la sangre (leucocitos) son los neutrófilos y monocitos, que actúan como una segunda línea de defensa, después de las barreras que suponen la piel y las mucosas, y los linfocitos, que generan anticuerpos para la protección. Estas células actúan directamente y mediante la producción de sustancias.

     

    Los lactobacilos forman parte de nuestras defensas

    Formando parte de nuestras defensas externas tenemos gran cantidad de bacterias, cuyo número se calcula actualmente en 3,8 x 1013, casi la mitad de nosotros mismos, entre las cuales se encuentran los lactobacilos.

    Los lactobacilos se sitúan en la piel y en las mucosas, actuando de múltiples formas para ayudar en la configuración del complejo sistema inmune. Mecanismos de acción de los lactobacilos en el sistema inmunitario:

    • Adherencia a células epiteliales
    • Producción de ácido láctico
    • Producción de peróxido de hidrógeno
    • Producción de bacteriocinas
    • Producción de interleucinas
    • Competición por los nutrientes

    Por una parte, son capaces de actuar frente a otros microorganismos patógenos solamente mediante la competición por sus nutrientes; mediante la adhesión a las células donde estos gérmenes tendrían que fijarse para poder iniciar su infección; o mediante la producción de bacteriocinas, o proteínas que inhiben su crecimiento.

    Además, producen sustancias que impiden el desarrollo de los microorganismos oportunistas. Por ejemplo, la producción de ácido láctico por parte de los lactobacilos de la vagina provoca una disminución del pH que dificulta el crecimiento de varios tipos de patógenos y previene las vaginitis y vaginosis. Lo mismo ocurre con la producción de peróxido de hidrógeno por parte de algunos de ellos.

    Así mismo, son piezas clave para la inducción de las defensas internas, pues estimulan la producción de interleucinas por parte de las células endoteliales y de los linfocitos. Estas sustancias son mediadores químicos para el inicio de la respuesta inmune.

     

    ¿Qué factores debilitan nuestras defensas?

    El estrés, algunos hábitos nocivos de vida, determinadas enfermedades y tratamientos (como los antibióticos), pueden hacer desaparecer buena parte de la población de lactobacilos. Esto conlleva trastornos importantes en varios órganos y sistemas. Por ejemplo, un intestino en el cual haya disminuido el número de lactobacilos es capaz de sufrir diarreas, mala absorción de nutrientes y mayor susceptibilidad a las infecciones; su reducción en la vagina aumentará el riesgo de vaginitis, vaginosis e infecciones del tracto urinario; a nivel de la boca también favorecería el riesgo de caries, gingivitis y periodontitis…

    Por este motivo, la ciencia avanza día a día en el desarrollo de productos probióticos, que contienen lactobacilos que son utilizados por el organismo humano para el fortalecimiento de las defensas. Ante la amplia gama de productos y tipos de lactobacilos, es necesario conocer aquellos que más específicamente pueden ser usados para alguna afección en concreto, con las máximas garantías. Es importante, pues, pedir consejo al/la médico/a o al/la farmacéutico/a, quien sabrá dar el mejor consejo, además de mantener hábitos saludables, para mejorar las defensas.

     

    Bibliografía y Lecturas Recomendadas

    Lactoflora y probióticos

    Autor

    Índice de contenidos
      Add a header to begin generating the table of contents
      Productos
      Últimas entradas

      18 comentarios

      1. Es increíble como están conectados los diferentes sistemas del organismo y cosas que no pensábamos que tuvieran relación sí que la tienen, como por ejemplo: alimentación, flora intestinal, defensas del organismo…sin duda los probióticos tienen mucho potencial, creo que se conocen poco y les damos poca importancia y tienen mucha más

      2. […] pan de masa madre contiene lactobacilos (bacterias que ayudan al sistema inmune) en una proporción mucho mayor que los panes elaborados […]

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Un espacio para hablar de lo que pocos hablan, de muchas incomodidades que sentimos en nuestro cuerpo y lo que es necesario aprender para alcanzar nuestro bienestar.

      Suscríbete a nuestra newsletter:

      He leído y acepto los términos de la política de privacidad.

      Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.