Después de los antibióticos vienen los probióticos

antibioticos prebioticos

Tratamiento con antibióticos y regenerar la flora intestinal

En nuestra mucosa intestinal habitan células inmunitarias y su función principal es defendernos del medio externo, es la llamada flora intestinal. Cuando se produce una infección bacteriana se activa nuestro mecanismo de defensa y se liberan mediadores del organismo para detener y destruir las bacterias patógenas.

 

Resistencia a los antibióticos

Los antibióticos son medicamentos cuya función es tratar enfermedades causadas por bacterias y nos ayudan a combatirlas cuando nuestro sistema inmune no puede hacerlo por sí solo. Un mal uso podría producir una resistencia a los antibióticos, es decir, se podría crear un mecanismo que impediría la curación de enfermedades, expandiéndose entre la población. Por ese motivo deben ser usados siempre bajo prescripción médica.

 

Efectos secundarios de los antibióticos

Por otro lado, los antibióticos actúan para destruir las bacterias patógenas, pero también acaban perjudicando algunas bacterias beneficiosas de nuestro organismo. Por ejemplo, las bacterias acidolácticas (BAL) suelen verse afectadas tras el consumo de antibióticos. Este hecho repercute negativamente sobre la salud y da lugar a diferentes efectos secundarios. Algunos no aparecen hasta años después, como en el caso del tratamiento con antibióticos para eliminar el Helicobacter pylori.

Los efectos secundarios más comunes ante un cambio de la flora intestinal (disbiosis intestinal) son: diarrea, cambio en el pH y permeabilidad intestinal. Además, hay una mayor proliferación en el crecimiento de hongos y absorción de ciertas moléculas a través de la membrana intestinal que en cantidades pequeñas no serían nocivas, como la histamina.

 

Cómo recuperar la flora intestinal

Para evitar al máximo el desajuste bacteriológico intestinal se recomienda, cada vez con más evidencia científica, el uso de probióticos junto al tratamiento con antibióticos, incluso días después. Los probióticos son bacterias o levaduras no patógenas que, administrados en una dosis adecuada, refuerzan nuestra salud, tanto a nivel digestivo como inmunitario. Estos probióticos ayudarán a repoblar la zona afectada por el uso de antibióticos. Es importante que cumplan las siguientes características:

  • Deben contener diferentes cepas, no una sola. Normalmente se sugiere que lleven familias de Lactobacillus y Bifidobacterium.
  • Deben consumirse junto a prebióticos (el alimento de los probióticos).
  • Deben tomarse como mínimo 10.000 millones de UFC.

 

Para fortalecer el efecto probiótico la dieta debería contener alimentos fermentados como: yogur, kéfir o tofu.

Lactoflora y probióticos

The following two tabs change content below.
Adriana Duelo

Adriana Duelo

Dietísta y Nutricionista en ADD
Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull y especialista en el déficit de la enzima DAO. Es miembro del comité científico de la Sociedad Internacional del Déficit de DAO y participó en el primer estudio realizado, en el año 2010, para determinar la proporción de enfermos con diagnóstico de migraña que presentaban déficit de DAO con respecto a la observada en población general no migrañosa
Adriana Duelo

Últimas entradas deAdriana Duelo (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *