Microbiota e infecciones respiratorias

infeccion respiratoria

Probióticos para prevenir infecciones respiratorias

Actualmente disponemos de diversos estudios que han demostrado que ciertos probióticos pueden prevenir infecciones respiratorias, que en niños y ancianos son una causa importante de morbilidad y mortalidad. La suplementación con probióticos de las fórmulas adaptadas es capaz de disminuir el riesgo de padecer gastroenteritis y reducir el empleo de antibióticos. Pero la eficacia de esta medida en la profilaxis de infecciones adquiridas en la comunidad, que se ha evaluado con estudios randomizados y bien controlados, no se puede extrapolar de un probiótico a otro.

Estudios con Lactobacilos

En 2010 Hojsak y cols. efectuaron un estudio en 281 niños que acudían a la guardería, administrando al grupo de tratamiento Lactobacilos  (Lactobacillus rhamnosus LGG) añadido a un derivado lácteo, hallando un menor riesgo de padecer infecciones respiratorias de vías altas (IRVA), acortándose el número de días con síntomas y de absentismo escolar. Sin embargo no hallaron diferencias en cuanto al riesgo de padecer infecciones de las vías aéreas inferiores. En el caso del Lactobacillus casei DN-114001, en 2010 Merestein y cols. observaron una disminución de la tasa de IRVA en el 18% de los 638 niños incluidos en el estudio, con edades de 3 a 6 años, que recibieron un suplemento del probiótico durante 3 meses, no observando tampoco diferencias significativas en la aparición de infecciones de las vías respiratorias inferiores. Empleando también Lactobacillus casei DN-114001, Guillemard y cols. efectuaron un ensayo en 2010 con 1702 ancianos que no estaban ingresados, con una mediana de edad de 76 años, observando una menor duración de las infecciones respiratorias, pero no hallaron diferencias en los grupos estudiados en cuanto a la incidencia, su gravedad o la aparición de fiebre. Con posterioridad Fujita y cols. publicaron los resultados de otro estudio en el que incluyeron a 154 personas, administrando al grupo de tratamiento un preparado lácteo con Lactobacillus casei DN-114001, apreciando una duración menor de los episodios de infecciones respiratorias, pero desarrollaron más IRVA y tuvieron un mayor score de síntomas.

Estudios con Bifidobacterias

Un estudio randomizado controlado con placebo, efectuado por Taipale y cols, evaluó el efecto de la administración de Bifidobacterium BB-12 en 109 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 8 meses, sobre el riesgo de padecer infecciones, no observando una menor incidencia de gastroenteritis ni de otitis media, pero sí de infecciones respiratorias al compararlos con los que recibieron placebo. Otro estudio similar se llevó a cabo por Smith y cols. administrando Bifidobacterium BB-12 y Lactobacillus Rhamnosus LGG a un total de 198 estudiantes, observándose que en el grupo tratado con la asociación de los dos probióticos se acortó la duración de las IRVA, siendo menor su severidad y reduciéndose el absentismo escolar.

Gil-Campos y cols llevaron a cabo un estudio doble ciego controlado con placebo en 66 niños de 1 a 6 meses de vida que recibieron una fórmula adaptada con un prebiótico a base de galactooligosacáridos (GOS) y Lactobacillus fermentum CECT5716, comparándolos con otros 71 que tomaron la misma fórmula adaptada pero sin probiótico. La incidencia de gastroenteritis en el grupo control fue 3 veces mayor que en el tratado con el probiótico. También destaca el estudio de Maldonado y cols, efectuado igualmente con Lactobacillus fermentum CECT5716, que está presente de forma natural en la leche de mujer, en una muestra de 215 niños, de 6 a 12 meses de edad, distribuidos en dos grupos. El activo recibió una fórmula adaptada que además contenía GOS, mientras que la fórmula del grupo control llevaba únicamente GOS. El grupo experimental mostró un descenso significativo en la tasa de infecciones gastrointestinales y de IRVA (46% y 27%, respectivamente). También se ha observado que cuando dicha bacteria se administra en forma de cápsulas a madres lactantes es capaz de colonizar la glándula mamaria, con los consiguientes beneficios.

En 2014 King y cols. hicieron un metaanálisis de 20 estudios que usaron distintas cepas de Lactobacillus y Bifidobacterium, hallando que en 9 de ellos la duración de los episodios infecciosos era menor, disminuyendo el número de días de enfermedad en el grupo que había sido tratado. A pesar de la heterogeneidad de los datos, 11 de ellos mostraron menor absentismo en los sujetos tratados con probióticos.

En el año 2015 Hao y cols. publicaron una revisión Cochrane sobre el uso de probióticos en IRVA, abarcando 12 ensayos aleatorizados en los que participaron 3720 individuos de todas las edades. Evidenciaron que respecto a los sujetos que recibieron placebo, los tratados con probióticos presentaban una menor tasa de IRVA, siendo inferior su duración, la necesidad de empleo de antibióticos y el absentismo escolar.

 

BIBLIOGRAFIA

.Bo L, Li J, Tao T, Bai Y, Ye X, Hotchkiss RS, et al. Probiotics for preventing ventilator-associated pneumonia. Cochrane Database Sys Rev. 2014; 10: CD009066.

.Fujita R, Iimuro S, Shinozaki T, Sakamaki K, Uemura Y, Takeuchi A, et al. Decrease duration of acute upper respiratory tract infections with daily intake of fermented milk: a multicenter, doublé-blinded, randomized comparative study in users of day care facilities for the elderly population. Am J Infect Control. 2013; 41 (12): 1231-5.

. Gil-Campos M, Lopez MA, Rodriguez-Benitez MV, Romero J, Roncero I, Linares MD, Maldonado J, Lopez-Huertas E, Berwind R, Ritzenthaler KL, Navas V, Sierra C, Sempere L, Geerlings A, Maldonado-Lobon JA, Valero AD, Lara-Villoslada F, Olivares M. Lactobacillus fermentum CECT 5716 is safe and well tolerated in infants of 1–6

months of age: A Randomized Controlled Trial. Pharmacological Research 65 (2012) 231– 238.

.Guillemard E, Tondu F, Lacoin F, Schrezenmeir J. Comsumption of a fermented dairy product containing the probiotic Lactobacillus casei DN-114001 reduces the duration of respiratory infections in the elderly in a randomised controlled trial. Br J Nutr. 2010; 103 (1): 58-68.

.Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Sys Rev. 2015; 2: CD006895.

.Hojsak I, Abdovic S, Szajewska H, Milosevic M, Krznaric Z, Kolacek S. Lactobacillus GG in the prevention of nosocomial gastrointestinal and respiratory infections. Pediatrics. 2010; 125 (5): e1171-7.

.King S, Glanville J, Sanders ME, Fitzgerald A, Varley D. Effectiveness of probiotics on the duration of illness in healthy children and adults who develop common acute respiratory infections conditions: a systematic review and meta-analysis. Br J Nutr. 2014; 112 (1): 41-54.

. Maldonado J, Cañabate F, Sempere L, Vela F, Sánchez AR, Narbona E, López-Huertas E, Geerlings A, Valero AD, Olivares M, Lara-Villoslada F. Human Milk Probiotic Lactobacillus fermentum CECT5716. Reduces the Incidence of Gastrointestinal and Upper Respiratory Tract Infections in Infants. JPGN Volume 54, Number 1, January 2012.

 

.Merenstein D, Murphy M, Fokar A, Hernández RK, Park H, Nsouli H, et al. Use of a fermented dairy probiotic drink containing Lactobacillus casei (DN-114001) to decrease the rate of illness in kids: the DRIK study. A patient-oriented, doublé-blind, cluster-randomized, placebo-controlled, clinical trial. Eur J Clin Nutr. 2010; 64 (7): 669-77.

.Santos M, Pérez C. Uso de probióticos en la prevención y tratamiento de las enfermedades infecciosas. Efectos sobre el sistema inmunitario. Vacunas. En: Alvarez G,Marcos A, Margolles A (eds), Probióticos, prebióticos y salud: Evidencia científica. Capítulo 35. 271-280.Sociedad Española de probióticos y prebióticos. Ergon. Majadahonda (Madrid), 2016.

. Smith T.J., Rigassio-Radler D., Denmark R., Haley T., Touger-Decker R. Effect of Lactobacillus rhamnosus LGG® and Bifidobacterium animalis ssp. lactis BB-12® on health-related quality of life in college students affected by upper respiratory infections. Br. J. Nutr. 2013;109:1999–2007. doi: 10.1017/S0007114512004138. [PubMed] [Cross Ref]

. Taipale T., Pienihakkinen K., Isolauri E., Larsen C., Brockmann E., Alanen P., Jokela J., Soderling E. Bifidobacterium animalis subsp. lactis BB-12 in reducing the risk of infections in infancy. Br. J. Nutr. 2011;105:409–416. doi: 10.1017/S0007114510003685. [PubMed] [Cross Ref]

 

Lactoflora y probióticos

The following two tabs change content below.
Roberto Pelta

Roberto Pelta

Doctor Adjunto del Servicio de Alergología en Hospital General Universitario Gregorio Marañón
Doctor en Medicina. Médico Adjunto del Servicio de Alergología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.
Roberto Pelta

Últimas entradas deRoberto Pelta (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *