¿Nos pueden ayudar los probióticos en las infecciones vaginales durante el embarazo?

Probiotiocos_Embarazo

¿Cómo cambia la microbiota durante el embarazo?

La vagina tiende a autoregularse de forma natural durante el embarazo, mejorando sus mecanismos de defensa, para proteger al feto y a la madre de infecciones. El tapón mucoso que se localiza en el cuello del útero contiene proteínas que actúan contra microorganismos externos, además de producirse una disminución del pH vaginal.

Esto último se debe a que el aumento de los niveles de hormonas provoca un engrosamiento del epitelio que cubre las paredes vaginales, segregando más nutrientes para que aumente la población de lactobacilos. Estos microorganismos son los que producen ácido láctico que acidifica el medio disminuyendo el pH.

El aumento de lactobacilos y la disminución del pH, aún más durante el embrazo, supone una protección frente a las infecciones que pueden complicarlo, protección a la que se asocia de forma positiva el que no exista sangrado menstrual, que en condiciones normales aumenta el pH, por su composición y por el arrastre de lactobacilos que ocasiona.

 

¿Qué infecciones nos preocupan durante el embarazo?

Existen infecciones que puede provocar complicaciones serias en el periodo perinatal, como lo son la meningitis en el recién nacido, la infección herpética neonatal, o la fiebre puerperal en la madre. Algunas de estas infecciones se deben a microorganismos externos, por lo cual es importante la prevención, tanto reduciendo la exposición como intentando mantener la vagina en las mejores condiciones posibles de salud.

Existen algunos factores de riesgo de infección dependientes de la propia vagina, como la presencia de una microbiota desequilibrada, o disbiosis, sobre todo la que se conoce con el nombre de vaginosis bacteriana.

Si bien es cierto que, de forma natural, la frecuencia de vaginosis bacteriana se reduce durante el embarazo como se ha explicado, también es cierto que la persistencia de esta disbiosis puede incrementar el riesgo de infecciones de transmisión sexual y de complicaciones durante el embarazo.

La vaginosis bacteriana no es más que una situación clínica de disbiosis, en la cual, los lactobacilos propios de la vagina se sustituyen por otros microorganismos en su mayoría anaerobios, con potencial patógeno, es decir, con más posibilidades de provocar patología.

 

¿Con qué problemas del embarazo se relaciona la vaginosis bacteriana?

Aunque no es en principio una afección grave, en mujeres embarazadas puede relacionarse con algunos resultados negativos del embarazo. La vaginosis parece estar presente más frecuentemente en casos de infección amniótica, parto pretérmino, rotura prematura de membranas, endometritis, diabetes gestacional, infecciones post aborto, aborto de repetición, e infección de la herida quirúrgica tras la cesárea (Tabla 1).

Sigue sin estar bien establecido si la detección y tratamiento de la vaginosis bacteriana mejoraría estos resultados negativos, pero se recomienda intentar conseguir un equilibrio en el ecosistema vaginal, situación que ha mostrado ser más saludable, sobre todo cuando las mujeres presentan síntomas.

probioticos_embarazo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 1. Complicaciones del embarazo que han sido relacionadas con la presencia de vaginosis bacteriana.

 

¿Cómo nos ayudan los probióticos durante el embarazo?

Cuando nos planteamos el uso de probióticos nuestra intención es mantener las condiciones del ecosistema vaginal en equilibrio, de modo que él mismo sea parte eficaz del sistema de protección frente a infecciones.

Los productos que contienen probióticos forman parte del arsenal terapéutico de la vaginosis bacteriana. No todos los tratamientos disponibles tienen el mismo grado de indicación en mujeres embarazadas. Por ejemplo, algunos de los antibióticos que se recomiendan habitualmente pueden estar contraindicados en el primer trimestre. Prima la seguridad del feto, motivo por el cual los tratamientos no antibióticos cobran importancia en la gestación.

El uso de probióticos es seguro en las mujeres embarazadas y contribuye al mantenimiento de la salud vaginal. Por la gran cantidad de estudios realizados, hoy en día se sabe que el uso de productos probióticos que contienen lactobacilos es eficaz, como tratamiento único, o como tratamiento asociado de algunas infecciones, y que contribuye a la recuperación y el mantenimiento de la microbiota de la vagina. Los resultados están más ampliamente demostrados en el caso de las mujeres que sufren vaginosis bacteriana.

Con diferentes niveles de evidencia, también se ha probado que añadir probióticos a la leche diaria en estudios poblacionales reduce el riesgo de hipertensión en el embarazo (pre-eclampsia), parto prematuro, eczema, rinoconjuntivitis alérgica en gestantes. En recién nacidos/as se ha visto una reducción del riesgo de rinoconjuntivitis alérgica, enterocolitis necrotizante, muerte y sepsis mediante la suplementación de la madre con probióticos durante el embarazo.

Los y las profesionales de la Salud tienden a utilizar productos probióticos que contienen lactobacilos que hayan demostrado su efecto sobre el ecosistema vaginal cuando se administran tanto vía local como vía oral. También está consensuado que la cantidad de microorganismos que deben contener los probióticos para ser efectivos al utilizarse vía oral es de 109 ufc/d, y que la pauta propuesta ha de ser de 1 tableta al día durante al menos 10-30 días. No existe un límite de meses para su uso, por lo cual durante el embarazo podría mantenerse.

 

Protector_Intimo

 

Bibliografía y Lecturas Recomendadas

  • Guía de actuación y documento de consenso sobre el manejo de preparados con probióticos y/o prebióticos en la farmacia comunitaria SEFEC y SEPyP. 2018. ISBN: 978-84-09-01961-8
  • Suárez E, Beltrán DA, Daza M, González SP, Guerra JA, Jurado AR, Ojeda D, Rodríguez JM. La microbiota vaginal: composición y efectos beneficiosos. Consenso sobre usos de los probióticos en Ginecología. Disponible en: http://www.sepyp.es/probiot_vaginales.pdf
  • Beltrán Vaquero DA, Guerra Guirao JA. Consenso de probióticos vaginales. Madrid: EDIMSA Editores Médicos AS, 2012. ISBN-13: 978-84-7714-377-2
  • Jurado AR, Allué J, Pérez S. Retrato de um probiótico. Noticias Médicas. 16-30 Junio 2010: 3960
  • Menoguía: Salud Vaginal. Serie de Menoguías de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. AEEM: 2014. Disponible en www.aeem.es
  • Gómez Arango LF, Barrett HL, Callaway LK, Nitert MD. Probiotics and pregnancy. Curr Diab Rep. 2015 Jan;15(1):567
  • Sohn K, Underwood MA. Prenatal and postnatal administration of prebiotics and probiotics. Semin Fetal Neonatal Med. 2017 Oct;22(5):284-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5618799/
  • Bond DM, Morris JM, Nassar N. Study protocol: evaluation of the probiotics Lactobacillus Fermetum CECT 5716 for the prevention of mastitis in breastfeeding women: randomised controlled trial. BMC Pregnancy Chilbirth. 2017 May 19;17(1):148. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5437715/
  • Lactobacillus plantarum CECT8675 y Lactobacillus plantarum CECT8677 depositadas por AB-Biotics, S.A. en la Colección Española de Cultivos Tipo bajo Tratado de Budapest.
The following two tabs change content below.

Dra. Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga en Consulta de Sexología
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.