logo Lactoflora
Inicio / Inmunología / Así te ayudan los prebióticos y los probióticos a mantener a raya a los virus respiratorios

Así te ayudan los prebióticos y los probióticos a mantener a raya a los virus respiratorios

virus respiratorios
Índice de contenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    Con la llegada del frío aparecen las infecciones de las vías respiratorias altas, que incluyen el resfriado o catarro común, la sinusitis, la faringitis, la rinosinusitis y la otitis. Estas infecciones respiratorias son causa frecuente de absentismo escolar y laboral y motivo de visita al médico, sobre todo en niños y ancianos. De hecho, se estima que se producen más de 1.000 millones de resfriados cada año, con una frecuencia de 2 a 6 resfriados por persona al año; y los niños y ancianos todavía más1.

    Las infecciones respiratorias están ocasionadas por una gran variedad de virus y bacterias y otras veces están causadas por una alergia.

    La mayoría de las personas con resfriado común y otitis se curan de forma espontánea sin necesidad de dar antibióticos. Sin embargo, a menudo se hace un uso incorrecto de los antibióticos para las infecciones respiratorias y su empleo se relaciona con un aumento de las resistencias bacterianas y un deterioro de la microbiota intestinal2.

    El tratamiento de las infecciones respiratorias suele consistir en atacar a los síntomas. Para prevenir los síntomas, además de evitar tener contacto con personas infectadas y de lavarse las manos con agua y jabón, los probióticos pueden ser de gran ayuda.

    Descubre cómo los prebióticos y los probióticos te pueden ayudar a combatir los virus respiratorios.

     

    Virus que afectan al sistema respiratorio

    Los virus responsables de la mayoría de las infecciones respiratorias son3:

    • Rinovirus (resfriado común).
    • Adenovirus (resfriado común).
    • Virus sincitial respiratorio (bronquiolitis).
    • Virus influenza (gripe).

     

    Las bacterias también pueden ser responsables de las infecciones respiratorias. Por ejemplo, la inflamación de los senos paranasales suele estar ocasionada por las bacterias Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis.

    Estos virus respiratorios pueden ser peligrosos para las personas con un sistema inmunitario débil (por ejemplo, niños, personas de edad avanzada y pacientes trasplantados) o que sufren otra enfermedad.

     

    Cómo proteger el sistema respiratorio de los virus

    Las medidas que funcionan para proteger al sistema respiratorio de los virus son4,5:

    • Evitar el contacto con personas infectadas.
    • Toser o estornudar sobre un pañuelo o en el codo.
    • No compartir objetos personales, como vasos, cubiertos, servilletas y juguetes.
    • Lavarse las manos con agua y jabón o con un desinfectante con alcohol, sobre todo antes y después de comer, después de ir al baño y después de toser.
    • Ventilar los espacios cerrados.
    • Ponerse la vacuna antigripal.
    • Reforzar el sistema inmunitario y la microbiota del intestino con prebióticos y probióticos.

     

    Normalmente las infecciones respiratorias se curan por si solas al cabo de una semana. Pero en los niños, los ancianos y las personas con el sistema inmunitario débil pueden complicarse, así que hay que extremar las precauciones en estas personas más vulnerables.

     

    Prebióticos y probióticos para el sistema respiratorio 

    El 70% del sistema inmunitario que te defiende contra las bacterias y los virus de las infecciones respiratorias se encuentra ubicado en el intestino.

    El intestino es la puerta de entrada al organismo de los virus respiratorios y mimar a la microbiota intestinal con probióticos y prebióticos ayuda al sistema inmunitario a crear una barrera contra los gérmenes patógenos.

    Además de ser útiles para las infecciones gastrointestinales, los probióticos pueden ayudar a prevenir las infecciones respiratorias de vías altas. Las cepas probióticas de Lactoflora® InmunoPeQ y Lactoflora® protector inmunitario cuentan con estudios propios para cuidar el sistema inmunitario en las diferentes etapas de la vida6.

    Dos revisiones sistemáticas recientes concluyen que tomar probióticos en forma de alimentos (yogures y otros lácteos) o como complementos alimenticios7,8:

    • Reduce el número de personas con catarro (34 personas acatarradas en el grupo que tomaron probióticos versus 44 personas en el grupo que no los tomaron).
    • Reduce en 1 día y medio la duración de esta infección vírica.
    • Reduce el número de niños que necesitan la toma de antibióticos para tratar los catarros y otras infecciones respiratorias.

     

    Además, ninguno de los estudios ha encontrado efectos adversos graves en niños y adultos con las cepas probióticas estudiadas7,8.

    La combinación ganadora para mantener a los virus respiratorios a raya parece ser la combinación de probióticos con sus fibras prebióticas favoritas. Esto es así porque algunos prebióticos como la inulina, han mostrado ser efectivos previniendo el resfriado común, a través del estímulo tanto del sistema inmunitario innato (respuesta inflamatoria) como los linfocitos9,10.

    Además de protegerte de las infecciones respiratorias, las cepas probióticas Lactiplantibacillus plantarum CECT 7315 y 7316 pueden ayudar a mejorar el estado nutricional y la eficacia de las vacunas frente a la gripe estacional en personas mayores, que debido a la edad tienen un sistema inmunitario débil11,12.

    Datos preliminares también indican que algunas cepas probióticas como Lactobacillus gasseri SBT2055 podrían ser efectivas para prevenir el virus sincitial al inhibir su replicación13. Este virus respiratorio produce complicaciones graves en niños pequeños y en ancianos y no cuenta con una vacuna con eficacia demostrada. En bebés pretérmino, la cepa L. rhamnosus GG ha mostrado tener una función preventiva frente a la infección respiratoria por rinovirus14.

     

    Conclusión

    El sistema inmunitario actúa como puente entre la microbiota intestinal y los síntomas de las infecciones respiratorias.

    Tomar probióticos reduce el número de niños y adultos con resfriado y la duración del proceso y podría ser efectivo para prevenir el virus sincitial.

    En personas de edad avanzada, algunas cepas probióticas ayudan a mejorar la eficacia de las vacunas contra la gripe estacional.

     

    Referencias: 

    1. Gwaltney JM. Clinical significance and pathogenesis of viral respiratory infections. Am J Med. 2002; 112(Suppl):13-8. doi: 10.1016/s0002-9343(01)01059-2.
    2. Ramirez J, Guarner F, Bustos Fernandez L, et al. Antibiotics as major disruptors of gut microbiota. Front Cell Infect Microbiol. 2020; 10:572912. doi: 10.3389/fcimb.2020.572912.
    3. Tesini BL. Generalidades sobre las infecciones virales respiratorias. Manual MSD. Abril 2022. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es/professional/enfermedades-infecciosas/virus-respiratorios/generalidades-sobre-las-infecciones-virales-respiratorias (consultado el 2 de noviembre de 2023).
    4. Asociación Española de Pediatría. Infecciones respiratorias en los niños: cómo prevenir el contagio. 6 de noviembre de 2019. Disponible en: https://enfamilia.aeped.es/prevencion/infecciones-respiratorias-en-ninos-como-prevenir-contagio (consultado el 2 de noviembre de 2023).
    5. Guarner F, Sanders ME (coords.). Guías Mundiales de la Organización Mundial de Gastroenterología. Probióticos y prebióticos. Disponible en: https://www.worldgastroenterology.org/guidelines/probiotics-and-prebiotics/probiotics-and-prebiotics-spanish (consultado el 2 de noviembre de 2023).
    6. Álvarez Calatayud G, Mateos Lardiés AM, coords. Guía de actuación y documento de consenso sobre el manejo de preparados con probióticos y/o prebióticos en la farmacia comunitaria SEFAC y SEPyP. 2018.
    7. Zhao Y, Rong Dong B, Hao Q. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2022; 8(8):CD006895. doi: 10.1002/14651858.CD006895.pub4.
    8. Ozen M, Kocabas Sandal G, Cagri Dinleyici E. Probiotics for the prevention of pediatric upper respiratory tract infections: a systematic review. Expert Opin Biol Ther. 2015; 15(1):9-20. doi: 10.1517/14712598.2015.980233.
    9. Prados A. A diet rich in the fermentable fiber inulin and associated short-chain fatty acid protects mice against the influenza infection. 31 de marzo de 2018. Gut Microbiota for Health. Disponible en: https://www.gutmicrobiotaforhealth.com/diet-rich-fermentable-fiber-inulin-associated-short-chain-fatty-acids-protects-mice-influenza-infection/ (consultado el 2 de noviembre de 2023).
    10. Lomax AR, Cheung LVY, Noakes PS, et al. Inulin-type b2-1 fructans have some effect on the antibody response to seasonal influenza vaccination in healthy middle-aged humans. Front Immunol. 2015; 6:490. doi: 10.3389/fimmu.2015.00490.
    11. Bosch M, Méndez M, Pérez M, et al. Lactobacillus plantarum CECT 7315 and CECT 7316 stimulate immunoglobulin production after influenza vaccination in elderly. Nutr Hosp. 2012; 27(2):504-9. doi: 10.3305/nh.2012.27.2.5519.
    12. Mañé J, Pedrosa E, Lorén V, et al. A mixture of Lactobacillus plantarum CECT 7315 and CECT 7316 enhances systemic immunity in elderly subjects. A dose-response, double-blind, placebo-controlled, randomized pilot trial. Nutr Hosp. 2011; 26(1):228-35. doi: 10.10.3305/nh.2011.26.1.5112.
    13. Eguchi K, Fujitani N, Nakagawa H, et al. Prevention of respiratory syncytial virus infection with probiotic lactic acid bacterium Lactobacillus gasseri SBT2055. Sci Rep. 2019; 9(1):4812. doi: 10.1038/s41598-019-39602-7.
    14. Luoto R, Ruuskanen O, Waris M, et al. Prebiotic and probiotic supplementation prevents rhinovirus infections in preterm infants: a randomized, placebo-controlled trial. J Allergy Clin Immunol. 2014; 133(2):405-13. doi: 10.1016/j.jaci.2013.08.020.

     

    Autor

    Índice de contenidos
      Add a header to begin generating the table of contents
      Productos
      Últimas entradas

      3 comentarios

        1. Sí, puede tomar Lactoflora u otros probióticos sin receta médica. Los probióticos no están considerados medicamentos, sino suplementos alimenticios que pueden aportar beneficios para la salud si se toman en las cantidades recomendadas. En el prospecto de cada producto se indica cómo se debe tomar un probiótico.

      1. Es muy interesante e instructiva la información presentada. Además presenta evidencia de cómo se obtuvo la información. Gracias por compartir.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Un espacio para hablar de lo que pocos hablan, de muchas incomodidades que sentimos en nuestro cuerpo y lo que es necesario aprender para alcanzar nuestro bienestar.

      Suscríbete a nuestra newsletter:

      He leído y acepto los términos de la política de privacidad.

      Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.