¿Disbiosis en el síndrome del intestino irritable?

Lactoflora Sindrome Intestino Irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional digestivo (TFD) que se diagnostica de acuerdo a los criterios de Roma IV: dolor abdominal recurrente que debe estar presente al menos un día a la semana, con dos o más de las siguientes características: a. se asocia a la defecación, b. está relacionado con un cambio en la frecuencia de las deposiciones y c. está relacionado con un cambio en la consistencia de las deposiciones.

Estos criterios deben cumplirse durante los últimos tres meses y los síntomas, haber comenzado un mínimo de seis meses antes del diagnóstico”. Según la preponderancia de la diarrea o del estreñimiento, podemos clasificar el SII en 4 subtipos.

Las características de las heces permiten clasificar los subtipos del SII utilizando la escala de Bristol. Según el porcentaje de uno u otro tipo de heces, en los días en que estas son anormales, se establecen como SII con predominio de estreñimiento (SII- E), con predominio de diarrea (SII –D) o mixto (SII –M). En el caso de SII-D se precisa que en más de un 25 % de las deposiciones las heces sean de tipo 6 o 7 y que en menos de un 25 % de las deposiciones las heces sean de tipo 1 o 2.

Este trastorno funcional afecta a adultos jóvenes y adolescentes y menor prevalencia en los ancianos, siendo entre 2-4 veces más frecuente en el sexo femenino.

La fisiopatología del SII es multifactorial y aún no se conoce en su totalidad. De los factores fisiopatológicos considerados importantes en el SII, las anomalías motoras y sensitivas del tubo digestivo son algunos de los mejor estudiados y se cree que contribuyen a los síntomas clave del SII: dolor , malestar y hábito intestinal anómalo. En este grupo de pacientes se encuentra con frecuencia una alteración de la motilidad digestiva, aunque ha sido difícil detectar un patrón motor específico. Actualmente, la hipersensibilidad visceral se considera uno de los factores fisiopatológicos más importantes en el SII. Puede ser modulada por varios factores internos y externos, y estudios recientes respaldan una asociación entre sensibilidad colorrectal y los síntomas referidos por los pacientes, especialmente el dolor. Por tanto el SII es un trastorno complejo y heterogéneo que refleja el impacto de factores ambientales, tales como infecciones, dieta, estrés y estado psicológicos, en un huésped genéticamente susceptible. Estos factores ambientales parece que producen una alteración en la permeabilidad intestinal, que conlleva a una microinflamación, que ocasiona alteraciones en la motilidad, sensibilidad y secreción intestinal, produciendo los síntomas característicos del SII

Disbiosis en el síndrome del intestino irritable

Como se ha comentado anteriormente, la alteración en la composición de la microbiota intestinal (disbiosis) puede desempeñar un papel en la patogenia y sintomatología del SII. Los pacientes con SII tienen alteraciones cuantitativas de diferentes cepas bacterianas en comparación con población sana, así como menor diversidad bacteriana. En el SII con diarrea como síntoma predominante (SII-D), se ha descrito una disminución de C. leptum (capaz de transformar el ácido biliar primario en secundario), relacionado con la consistencia de las heces.

En un estudio se comprobó que la microbiota intestinal de los pacientes con SII presenta un aumento de los miembros del género Firmicutes, a costa de los miembros de los Bacteroidetes, resultando en un aumento de dos veces la proporción de Firmicutes/Bacteroides en los pacientes con SII. Se encontró que los niveles del género Faecalibacterium (Firmicutes) que incluye F. prausnitzii, se redujeron en los subgrupos de pacientes con SII en comparación con los controles.

En nuestra microbiota autóctona también hay arqueas, entre ellas Methanobrevibacter smithii. Debido a que Methanobrevibacter smithii produce metano, retrasando el tránsito intestinal, en un ensayo se evaluó la cantidad de M. smithii en pacientes con síndrome del intestino irritable. El número de copias de M. smithii fue mayor entre los pacientes con SII que el de los controles, particularmente entre los pacientes con SII con estreñimiento como síntoma predominante (SII-E) en comparación con los pacientes con SII-D. El número de copias de M. smithii fue mayor en los pacientes que al realizar un test de lactulosa producían metano que entre los no productores. El género Roseburia son bacterias anaeróbicas gram positivas. Pertenece al filo de Firmicutes e incluye cinco especies: Roseburia intestinalis, R. hominis, R. inulinivorans, R. faecis y R. cecicola. Forman parte de las bacterias comensales que producen ácidos grasos de cadena corta, especialmente butirato, y afectan la motilidad colónica, el mantenimiento de la inmunidad y las propiedades antiinflamatorias. La modificación en Roseburia spp. puede afectar varias vías metabólicas y está asociada con varias enfermedades (incluyendo el síndrome del intestino irritable, obesidad, diabetes tipo 2, afecciones del sistema nervioso y alergias). Además, Roseburia spp. producen ácidos grasos de cadena corta (AGCC) como acetato, propionato y butirato, descomponiendo los carbohidratos no digeribles. Los AGCC regulan la fisiología intestinal y la homeostasis inmune a través de propiedades antinflamatorias.

 

Dieta_Mediterranea

 

La dieta mediterránea es conocida desde hace tiempo por sus propiedades beneficiosas para la salud. Cabe destacar que también se asocia con una mayor presencia de Roseburia intestinal spp. Se ha reportado un vínculo entre la Roseburia y la salud intestinal, incluyendo la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable y el cáncer de colon. En pacientes con estreñimiento crónico funcional, una comparación de mucosa colónica y microbiota fecal entre personas sanas y pacientes con estreñimiento crónico mostró que la presencia de Roseburia se correlacionaba con un tránsito colónico más rápido. Chassard et al. (2012) formularon la hipótesis de que podría existir una disbiosis funcional en pacientes con SII tipo estreñimiento y esto induciría alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, que es un proceso central que permite el suministro de nutrientes y energía al huésped. Generalmente se observa una correlación negativa entre la concentración de Roseburia y los síntomas del SII. Rigsbee et al. (2012) reportaron que la concentración de Roseburia spp. es similar entre niños sanos y con diarrea predominante de SII. Como fue revisado en detalle por Chassard et al. (2012), el nivel poblacional de Roseburia es significativamente menor en los pacientes con SII-estreñimiento, en comparación con los pacientes sanos, lo que reduce la producción de butirato.

En el próximo artículo hablaremos de la importancia de la permeabilidad intestinal en el síndrome de intestino irritable y el tratamiento del mismo.

Bibliografía

1. Tojo, R., Moro, M. C., Azpiroz, F. (2016). Empleo de probióticos y prebióticos en trastornos funcionales digestivos. En Álvarez-Calatayud, G., Marcos, A., Margollés, A. (Eds.). Probióticos, prebióticos y salud: Evidencia científica. 2016,(pp. 241-247). Madrid: Ergon.

2. Lacy, B. E. Mearin F, Chang L, .Chey WD, Lembo AJ, Simren M, et al. Bowel disorders. Gastroenterology 2016; 150(6):1393-407.

3. Simrén M, Barbara G, Flint HL, Spiegel B, Spiller RC, Vanner S et al. Intestinal microbiota in functional bowel disorders: a Rome foundation report. Gut.2013; 62: 159-76.

The following two tabs change content below.

Dra Sílvia Gómez Senent

Especialista en aparato digestivo en Hospital Universitario La Paz, Madrid
Médico de Aparato Digestivo. Unidad de Trastornos Funcionales Digestivos. Hospital Universitario La Paz, Madrid. Responsable de la Unidad de Salud Digestiva en la Clínica de Especialidades Médicas Habana 39. Autora del Libro Universo Microbiota.

Últimas entradas de Dra Sílvia Gómez Senent (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.