El intestino como barrera inmunológica

Intestino como barrera inmunológica

Si hay un órgano que ha sido redescubierto por la ciencia, este es sin duda el intestino. Desde siempre, al intestino se le ha atribuido una función digestiva muy clara, pero el avance de la ciencia ha permitido descubrir nuevas funciones de este órgano.

Funciones del intestino: barrera inmunológica

Una de las funciones más importantes actualmente atribuidas es el de barrera inmunológica, y es que el 80% de nuestras defensas se encuentra en el intestino. El sistema inmunitario intestinal constituye la parte más extensa y compleja del sistema inmunitario debido a que posee mecanismos de defensa que limitan el acceso de sustancias nocivas al organismo con elementos diversos como 1) sustancias provenientes del páncreas, 2) un tejido intestinal que actúa como barrera física y 3) un componente asociado al tejido linfático que constituye la barrera intestinal más efectiva, el llamado GALT (del inglés, gut-associated lymphoid tissue). Este además de encargarse de frenar sustancias nocivas, silencia la respuesta inmunitaria hacia componentes de los alimentos para que no desarrollemos una alergia alimentaria.

 

Microbiota intestinal

Otro de los componentes clave para entender la función inmunitaria del intestino es la microbiota intestinal – o comúnmente conocida como flora intestinal – que es un conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino llegando a sumar casi más de tres trillones de bacterias, virus, hongos y pequeños parásitos inofensivos que representan 2 kg del peso corporal de un adulto. Así como el GALT era el componente intestinal con una respuesta más efectiva, una microbiota intestinal sana es nuestra primera línea de defensa frente a patógenos y toxinas. Por poner un ejemplo de cómo funciona la microbiota intestinal para protegernos imaginemos que nos comemos, sin querer, un trozo de pollo poco hecho con la consecuente contaminación bacteriana por Salmonella. Esta bacteria patógena viajará por todo el tracto digestivo hasta llegar al intestino. Una vez allí, unas sustancias llamadas citoquinas avisarán que se ha colado en nuestro organismo un invitado no deseado. La microbiota intestinal será el capitán que dirigirá la respuesta inmune local, dirigiendo al sistema inmunitario y ajustando la intensidad de la reacción. Esto es por bien o por mal, ya que si nuestra microbiota es un mal capitán puede originar enfermedades no relacionadas directamente con el intestino tal y como lo describió el Dr. Mazmanian del California Institute of Technology, llegando incluso a descubrir un origen microbiano en la esclerosis múltiple o en la enfermedad de Parkinson, siendo una de las principales causas implicadas un desequilibrio en las comunidades microbianas del intestino.

 

Para gozar de una buena salud intestinal debemos priorizar los alimentos de origen vegetal muy poco procesados, como las verduras, la fruta fresca, las hortalizas, los cereales integrales, los frutos secos y las legumbres, moderar el consumo de productos de origen animal (especialmente las carnes procesadas) y evitar tanto las bebidas alcohólicas como los alimentos superfluos con baja calidad nutricional.

 

Consejos para mantener un sistema inmunitario efectivo mimando el intestino:

 

  1. Para ayudar a nuestro intestino es importante tener una dieta rica en cereales integrales, pescado, lácteos, huevos, vegetales y frutas de todos los colores, aceites de calidad como el de oliva y frutos secos. Cada uno de estos alimentos es rico en nutrientes que benefician al intestino y ayudan a la barrera inmunitaria.

 

  1. Tener una dieta rica en fibra prebiótica cuida la microbiota intestinal. Esta se encuentra sobre todo en vegetales y frutas como el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos, las alcachofas, los tomates, los plátanos, las ciruelas o las manzanas. También en los tubérculos, en cereales como el salvado y en frutos secos como las almendras.

 

  1. Utilizar a menudo probióticos o simbióticos proporciona una ayuda extra al intestino. Las bacterias y levaduras beneficiosas más estudiadas son LactobacillusBifidobacterium, Lactococcus y Saccharomyces, que colonizan el intestino frenando la proliferación de microorganismos patógenos.

 

  1. No consumir alimentos procesados ricos en azúcares y grasas poco saludables y mantener un estilo de vida activo con actividad física diaria te ayudará a tener una salud intestinal preparada para afrontar el día a día

Lactoflora intestinal adultos

 

The following two tabs change content below.
Lactoflora
Lactoflora es una gama de probioticos que ayudan a equilibrar la flora intestinal. Fundamental para tu bienestar del dia a dia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *