logo Lactoflora
Inicio / Salud intestinal / Tomar probióticos cuando se sigue una dieta baja en FODMAPs para el intestino irritable

Tomar probióticos cuando se sigue una dieta baja en FODMAPs para el intestino irritable

Las personas con intestino irritable consideran que los alimentos son el principal desencadenante de los síntomas. En particular, 7 de cada 10 pacientes manifiestan síntomas relacionados con alimentos con carbohidratos que se absorben de forma incompleta, como los lácteos, las legumbres, la manzana, los cereales y la ciruela1.

La dieta baja en FODMAPs es una de las más estudiadas para el Síndrome del Intestino Irritable. Se plantea como primera opción de tratamiento o como segunda opción cuando una alimentación equilibrada, con las raciones de alimentos de pequeño volumen repartidas a lo largo del día, no ha sido suficiente para controlar los síntomas2,3.

 

Características de una dieta baja en FODMAP

La dieta FODMAP surgió por primera vez en 2005 para referirse a los carbohidratos de cadena corta y polioles, que se encuentran de forma natural en muchos alimentos. En castellano, el acrónimo FODMAP significa Oligosacáridos Fermentables, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles4.

Desde entonces, el uso de la dieta FODMAP se ha extendido, no solo para tratar el malestar abdominal, la hinchazón y los gases del intestino irritable, sino que también se ha empezado a estudiar para otras indicaciones como la dispepsia funcional, el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO), la enfermedad inflamatoria intestinal y la fibromialgia5.

La dieta baja en FODMAPs consiste en reducir o quitar de la dieta los alimentos con FODMAPs que se encuentran principalmente en las legumbres, hortalizas, frutas y algunos lácteos.

Esta dieta para el intestino irritable se puede seguir de dos formas en función de si los FODMAPs se restringen de forma completa o parcial. El criterio para escoger la versión más o menos restrictiva de la dieta baja en FODMAP dependerá de la severidad de los síntomas y los antecedentes de intolerancias alimentarias.

La opción más habitual es restringir de forma completa todos los FODMAPs de la dieta en 3 etapas, que se recomienda en personas que, de forma habitual, no consumen grandes cantidades de FODMAPs o tienen muchos síntomas6:

  • Restricción completa de los FODMAPs de la dieta (2-6 semanas).
  • Reintroducción controlada de los alimentos ricos en FODMAPs (6-8 semanas).
  • Personalización de la ingesta de FODMAPs adaptada al grado de tolerancia de cada persona.

 

Debido a que la dieta baja en FODMAPs es una dieta restrictiva, esta dieta siempre debe hacerse guiada por un dietista-nutricionista experto en intestino irritable para evitar problemas de desnutrición y obtener el resultado esperado.

La segunda opción, es la dieta baja en FODMAPs “amigable”. Consiste en restringir solo los alimentos con un mayor contenido en FODMAPs como los cereales (trigo y cebada), las verduras (cebolla, puerro, ajo, coliflor y setas), algunos lácteos (leche y yogur), algunas frutas (manzana, pera, sandía y fruta deshidratada) y algunas legumbres (judías).

Después, se evalúan los síntomas, se hacen otras modificaciones dietéticas si es necesario y se personaliza la dieta. Los niños, las personas que no quieren o pueden seguir una dieta restrictiva y las personas con alguna enfermedad de base que tienen riesgo de desnutrición son buenas candidatas para seguir la dieta baja en FODMAPs amigable7.

 

Dieta FODMAP, alimentos permitidos y prohibidos

Los carbohidratos fermentables problemáticos en la dieta baja en FODMAPs incluyen la fructosa (presente en la fruta y la miel), la lactosa (lácteos), los fructanos (ajo, cebolla, espárragos, alcachofas, trigo, centeno y sus derivados) y polioles (ciruela y aguacate).

Estos son los alimentos permitidos y prohibidos en la dieta FODMAP8,9:

 

 Alimentos bajos en FODMAP (permitidos)Alimentos altos en FODMAP (desaconsejados)
FrutasPlátano, arándanos, uvas, pomelo, melón, kiwi, limón, lima, mandarina, naranja, fruta de la pasión, papaya, piña, frambuesa, higo chumbo y ruibarbo.Manzana, pera, plátano maduro, mango, fruta en conserva, sandía, chirimoya, caqui, aguacate, albaricoque, cereza, coco, mora y fruta deshidratada.

Concentrados y zumos de frutas.

Miel.

Sirope de maíz

VerdurasAceitunas, acelga, achicoria, apio, brotes de bambú, brotes de soja, calabacín, calabaza, cardo, cebollinos, endibias, judías verdes, lechuga, maíz, patata, pepino, pimentón, rábanos, tomate y zanahoria.Ajo, alcachofa, berenjena, brócoli, col, coles de Bruselas, cebolla, escarola, espárragos, puerro y remolacha.
TubérculosBoniato y patataNinguno
LegumbresSoja y derivados (tofu y tempeh), edamame y judías verdes.Alubias, garbanzos, guisantes, habas y lentejas.
EspeciasAlbahaca, chile, cilantro, jengibre, menta, orégano, tomillo, romero y perejil.Ninguna.
LácteosLeche sin lactosa y alternativas vegetales (bebida de arroz, soja o avena sin edulcorantes/azúcares añadidos ricos en FODMAPs).Leche (de vaca, oveja y cabra), yogur, quesos blandos no curados, natillas y helados*.
EdulcorantesAzúcar de mesa en pequeñas cantidades, glucosa pura y edulcorantes artificiales que no terminen en “ol” (acesulfamo K, ciclamato, sacarina, estevia…).Fructosa y jarabe de maíz alto en fructosa.
CerealesArroz, avena, mijo, polenta, quinoa y trigo sarraceno.Trigo y centeno (pan, galletas, pasta, cuscús).

*Los alimentos con lactosa solo se tienen que limitar si tienes intolerancia a la lactosa.

 

Probióticos y dieta baja en FODMAP

Uno de los principales problemas de la dieta baja en FODMAP es que puede conllevar déficits de nutrientes clave, como la fibra, el calcio y algunas vitaminas y minerales que nuestro cuerpo no puede fabricar y no tenemos reservas10.

Además, la dieta baja en FODMAP excluye los alimentos ricos en carbohidratos fermentables, que son el alimento favorito de la microbiota intestinal, con el consiguiente riesgo de disbiosis intestinal.

Para reducir el impacto negativo de la dieta baja en FODMAPs sobre el intestino y la microbiota intestinal, los últimos estudios recomiendan incluir un probiótico multicepa desde el principio de la dieta baja en FODMAPs. Esto permite aumentar la riqueza y la diversidad de la microbiota intestinal que se encuentra reducida en las personas con intestino irritable de larga evolución, mejorar el dolor abdominal y tener un mejor estado nutricional y calidad de vida11.

Una buena opción de probiótico, compatible con la dieta baja en FODMAP, es Lactoflora IBSolución, que incluye las cepas Lactobacillus plantarum CECT 7484, L. plantarum CECT 7485 y Pediococcus acidilactici CECT 7483 que trabajan en equipo para equilibrar la microbiota intestinal, reforzar la función defensiva de la barrera intestinal y ayudar a reducir la inflamación intestinal que presentan muchas personas con intestino irritable, además de mejorar la sintomatología de la intolerancia a la lactosa. Para conseguir un mayor beneficio sobre la microbiota se recomienda tomar como mantenimiento un envase completo al mes.

Además, este probiótico se tolera bien porque no contiene prebióticos y tiene la ventaja añadida que contiene vitamina D, que es un nutriente que suele ser deficitario en la dieta de las personas con intestino irritable y su suplementación contribuye a mejorar los síntomas digestivos12.

 

Conclusión

La dieta baja en FODMAPs es una de las más estudiadas para el síndrome del intestino irritable y siempre se debe seguir con la supervisión de un dietista-nutricionista.

La dieta baja en FODMAPs consiste en reducir de forma completa o parcial los alimentos con FODMAPs que se encuentran principalmente en las legumbres, hortalizas, frutas y algunos lácteos.

Para reducir el impacto negativo de la dieta baja en FODMAPs sobre la microbiota intestinal, se aconseja incluir un probiótico multicepa desde el principio de la dieta baja en FODMAPs y mantenerlo después.

 

Referencias: 

  1. Böhn L, Störsrud S, Törnblom H, et al. Self-reported food-related gastrointestinal symptoms in IBS are common and associated with more severe symptoms and reduced quality of life. Am J Gastroenterol. 2013; 108(5):634-641. doi: 10.1038/ajg.2013.105.
  2. Singh P, Tuck C, Gibson PR, et al. The role of food in the treatment of bowel disorders: focus on irritable bowel syndrome and functional constipation. Am J Gastroenterol. 2022; 117(6):947-957. doi: 10.14309/ajg.0000000000001767.
  3. McKenzie YA, Bowyer RK, Leach H, et al. British Dietetic Association systematic review and evidence-based practice guidelines for the dietary management of irritable bowel syndrome in adults (2016 update). J Hum Nutr Diet. 2016; 29(5):549-575. doi: 10.1111/jhn.12385.
  4. Gibson PR, Shepherd SJ. Personal view: food for thought – western lifestyle and susceptibility to Crohn’s disease. The FODMAP hypothesis. Aliment Pharmacol Ther. 2005; 21(12):1399-1409. doi: 10.1111/j.1365-2036.2005.02506.x.
  5. Biesiekierski JR, Tuck CJ. Low FODMAP diet beyond IBS: Evidence for use in other conditions. Curr Opin Pharmacol. 2022; 64:102208. doi: 10.1016/j.coph.2022.102208.
  6. Manning LP, Tuck CJ, Biesiekierski JR. The lived experience of irritable bowel syndrome: A focus on dietary management. Aust J Gen Pract. 2022; 51(6):395-400. doi: 10.31128/AJGP-07-21-6080.
  7. Halmos EP, Gibson PR. Controversies and reality of the low FODMAP diet for patients with irritable bowel syndrome. J Gastroenterol Hepatol. 2019; 34(7):1134-1142. doi: 10.1111/jgh.14650.
  8. Casellas F, Burgos R, Marcos A, et al. Documento de consenso sobre las dietas de exclusión en el síndrome del intestino irritable (SII). Rev Esp Enferm Dig. 2018; 110(12):806-824. doi: 10.17235/reed.2018.5941/2018.
  9. Monash University. FODMAPs and irritable bowel síndrome. Disponible en: https://www.monashfodmap.com/about-fodmap-and-ibs/ (consultado el 23 de marzo de 2023).
  10. Prados A. The low FODMAP diet can pose challenges for people with IBS. What can be done to minimize some of those challenges in clinical practice? Gut Microbiota for Health, 10 de mayo de 2021. Disponible en: https://www.gutmicrobiotaforhealth.com/the-low-fodmap-diet-can-pose-challenges-for-people-with-ibs-what-can-be-done-to-minimize-some-of-those-challenges-in-clinical-practice/ (consultado el 23 de marzo de 2023).
  11. Xie CR, Tang B, Shi YZ, et al. Low FODMAP diet and probiotics in irritable bowel syndrome: a systematic review with network meta-analysis. Front Pharmacol. 2022; 13:853011.
  12. Jalili M, Vahedi H, Poustchi H, et al. Effects of vitamin D supplementation in patients with irritable bowel syndrome: a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial. Int J Prev Med. 2019; 10:16. doi: 10.4103/ijpvm.IJPVM_512_17.
Productos
Últimas entradas

2 comentarios

  1. Hola cuando uno tiene colon irritable duele como un ardor es que yo he ido al medico u me dicen que tengo colon irritable y no me dan la dieta que debo seguir me dicen es que evite las azúcar las grasas y los lácteos las salsas que se encuentra en las comidas chatarras y la verdad no mejoro porque no se que hacer y como crear comidas o combinarlas que no me caigan mal me podría ayudar empece con el problema grave después de que me desparasite

    1. Hola Angeli, el tratamiento dietético del colon irritable tiene que ser personalizado. Si con las recomendaciones de dieta equilibrada basadas en reducir los carbohidratos fermentables, las grasas y los alimentos ultraprocesados no has mejorado, es importante que tu médico te ayude a averiguar el motivo.
      Ten en cuenta que la dieta baja en FODMAPs que comentamos en el post es muy restrictiva y se tiene que seguir con el apoyo de un dietista-nutricionista especializado en nutrición digestiva.
      Un saludo,
      Equipo de Lactoflora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un espacio para hablar de lo que pocos hablan, de muchas incomodidades que sentimos en nuestro cuerpo y lo que es necesario aprender para alcanzar nuestro bienestar.