El tratamiento prolongado con antibióticos puede engordarte

uso prolongado de antibióticos

Nuestra microbiota intestinal está acostumbrada a hacer frente a muchas agresiones externas y si estás sano lo más probable es que tus microbios amigos del intestino tengan la capacidad de recuperarse por sí mismos. Sin embargo, si el agente dañino persiste en el tiempo o te expones a él de forma repetida, la capacidad de tu microbiota de resistir a las agresiones externas y recuperarse cada vez será menor.

Una alimentación con pocos alimentos de origen vegetal, con una alta presencia de alimentos procesados y que priorice las bebidas alcohólicas y azucaradas (mal llamadas “refrescos”) frente al agua empeora el estado de salud de tu microbiota intestinal1.

Además de tu dieta, los medicamentos son el segundo factor que más altera la estructura y las funciones de tus colegas diminutos del intestino, siendo los antibióticos los medicamentos que tienen un efecto más devastador sobre la microbiota2.

El descubrimiento de los antibióticos al principio del siglo XX fue un gran avance para la medicina para erradicar muchas enfermedades infecciosas. Sin embargo, cada vez se publican más estudios que muestran que el empleo inadecuado de antibióticos no solo promueve la resistencia bacteriana a los antibióticos, sino que también puede aumentar el riesgo de obesidad y de enfermedades autoinmunitarias y alérgicas2,3.

 

¿Los antibióticos engordan?

Los efectos de los antibióticos no son específicos, lo que significa que, además de atacar a las bacterias responsables de la infección que queremos tratar, también destruyen a las bacterias beneficiosas de nuestros intestinos. Esto tiene consecuencias negativas para la salud digestiva y también se traduce en que los antibióticos engordan.

Los orígenes de la afirmación que los antibióticos engordan se remontan a los años 60, cuando se observó que el empleo de dosis bajas de antibióticos promotores del crecimiento disminuía las bacterias patógenas responsables de las infecciones y, además, mejoraba la utilización de los nutrientes de la dieta de los pollos, lechones y cerdos. Esto se traducía en una ganancia de peso, que era más importante en aquellos animales que se habían criado en peores condiciones higiénicas4.

La Unión Europea prohibió en el año 2006 el uso de los antibióticos promotores del crecimiento en animales y esto dio lugar al empleo de los probióticos como alternativas seguras para reducir las infecciones y mejorar la tasa de crecimiento de los animales. Pero que los probióticos se utilicen en alimentación animal para mejorar el bienestar animal y su crecimiento no significa que el uso de probióticos en granjas de pollos y cerdos favorezca la obesidad. De hecho, el cambio de probióticos en vez de antibióticos en los animales de granja se ha traducido en una mejoría para la salud humana4.

En los últimos 20 años, los estudios que apoyan que los antibióticos engordan se basan en la tendencia que la prescripción médica de antibióticos ha experimentado un aumento en paralelo al aumento de la obesidad en niños y adultos. Uno de los principales motivos que explican el impacto de los antibióticos en el aumento de la grasa corporal es la alteración que producen en la microbiota intestinal, lo que es crítico en la infancia. Además de aumentar el riesgo de obesidad, los estudios recientes han encontrado una relación directa entre el empleo de antibióticos y el aumento de los nuevos casos de diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y piedras en el riñón5.

 

Por qué no es bueno tomar muchos antibióticos

Los antibióticos afectan la microbiota intestinal de forma que las bacterias que son sensibles disminuyen, pero esto se acompaña de un sobre-crecimiento de las especies resistentes. El desequilibrio que se produce es una alteración de la composición y de las funciones de la microbiota intestinal, lo que se traduce en la aparición de diarrea, distensión, dolor abdominal y en un aumento del riesgo de desarrollar obesidad.

El impacto negativo de los antibióticos sobre la microbiota intestinal se traduce en que2,6,7:

  • Los niveles de las bacterias beneficiosas del intestino que nos acompañan desde que somos pequeños, como Bifidobacterium y Lactobacillus, se quedan bajo mínimos. Esto significa que las funciones en las que están implicadas como la digestión y la absorción de los nutrientes, el adecuado desarrollo del sistema inmunitario, el refuerzo de la barrera intestinal y la salud metabólica se ven afectadas.
  • El impacto negativo de los antibióticos sobre la microbiota intestinal y sobre la salud en general persiste cuando dejas de tomarte el antibiótico. A pesar de que una parte de la microbiota intestinal se recupera tras el tratamiento antibiótico, algunas especies se extinguen por completo.
  • Además de afectar a la estructura de la microbiota intestinal, los antibióticos también tienen efectos negativos sobre sus funciones. Las principales funciones de la microbiota intestinal que se alteran por los antibióticos incluyen la regulación del sistema inmunitario, la síntesis de los metabolitos microbianos que nosotros no podemos fabricar y que son imprescindibles para la salud y la alteración del metabolismo de la glucosa y las hormonas que regulan la saciedad.

La administración de probióticos para restaurar la flora intestinal simultáneamente con el tratamiento antibiótico evita el sobrecrecimiento de las bacterias resistentes relacionadas con la aparición de los síntomas digestivos y la obesidad.

Para que el antibiótico no destruya a las bacterias del probiótico es importante que separes como mínimo 2 horas la toma del probiótico con la del antibiótico y que te tomes el probiótico con alimentos o líquidos no calientes.

 

Factores que alteran la microbiota intestinal

Además de los antibióticos, otros factores que también aumentan el riesgo de tener una microbiota intestinal alterada son8:

  • El tipo de parto: el nacimiento por cesárea dificulta una adecuada colonización del intestino del bebé.
  • La dieta: la lactancia artificial no permite que las bifidobacterias se instalen en el intestino. Cuando somos adultos el principal factor de la dieta que altera la microbiota es la falta de fibras prebióticas que son el manjar favorito de tus bacterias.
  • Otros aspectos de la vida moderna, como las familias pequeñas, el sedentarismo y la obsesión por la higiene, también afectan a nuestras comunidades bacterianas.

 

Conclusión

La alimentación, el estilo de vida y la genética de cada persona no son suficientes para explicar el aumento rápido de la obesidad en todo el mundo.

Los antibióticos afectan la microbiota intestinal de forma que las bacterias que son sensibles disminuyen y hay un sobre-crecimiento de las especies resistentes.

Los antibióticos engordan y además pueden favorecer la aparición de diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y piedras en el riñón.

La administración de probióticos para restaurar la flora intestinal simultáneamente con el tratamiento antibiótico evita el sobrecrecimiento de las bacterias resistentes.

 

Referencias: 

  1. Valdes AM, Walter J, Segal E, et al. Role of the gut microbiota in nutrition and health. BMJ. 2018; 361:k2179. doi: 10.1136/bmj.k2179.
  2. Ramirez J, Guarner F, Bustos Fernandez L, et al. Antibiotics as major disruptors of gut microbiota. Front Cell Infect Microbiol. 2020; 10:572912. doi: 10.3389/fcimb.2020.572912.
  3. Mamieva Z, Poluektova E, Svistushkin V, et al. Antibiotics, gut microbiota, and irritable bowel syndrome: What are the relations? World J Gastroenterol. 2022; 28(12):1204-1219. doi: 10.3748/wjg.v28.i12.1204.
  4. Rodríguez JM, Sobrino OJ, Marcos A, et al. ¿Existe una relación entre la microbiota intestinal, el consumo de probióticos y la modulación del peso corporal? Nutr Hosp. 2013; 28(Supl. 1): 3-12.
  5. Blaser MJ. Our missing microbes: Short-term antibiotic courses have long-term consequences. CCJM. 2018; 85(12):928-930. doi: 10.3949/ccjm.85gr.18005.
  6. Elvers KT, Wilson VJ, Hammond A, et al. Antibiotic-induced changes in the human gut microbiota for the most commonly prescribed antibiotics in primary care in the UK: a systematic review. BMJ Open. 2020; 10:e035677. doi: 10.1136/bmjopen-2019-035677.
  7. Patangia DV, Anthony Ryan C, Dempsey E, et al. Impact of antibiotics on the human microbiome and consequences for host health. Microbiologyopen. 2022; 11(1):e1260. doi: 10.1002/mbo3.1260.
  8. European Society of Neurogastroenterology & Motility. Discover how your gut microbiota evolves during your lifespan with this new infographic. Disponible en: https://www.gutmicrobiotaforhealth.com/discover-how-your-gut-microbiota-evolves-during-your-lifespan-with-this-new-infographic/ (consulta el 28 de julio de 2022).

 

The following two tabs change content below.

Andreu Prados

Copywriter de salud y docente en Andreu Prados Comunicación Cientí­fica
Farmacéutico y dietista-nutricionista especializado en comunicación del sector salud. Redactor médico y consultor de comunicación en salud para empresas e instituciones del sector de la salud y la investigación biomédica. Compagina la actividad de consultoría con la docencia como profesor de másteres y formación continua en la Universidad de Barcelona, la Universidad Ramon Llull y la Universidad Isabel I.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.