Los posibles riesgos de la vaginosis bacteriana. ¿es la vaginosis una entidad inocua?

riesgos vaginosis bacteriana

Si contestamos directamente a nuestra pregunta de hoy sobre si la Vaginosis Bacteriana (VB) es una entidad inocua, en justicia diremos que no. Es cierto que no existe un motivo para preocupar a todas las mujeres que sufren VB, pues es la causa más frecuente de mal olor en el flujo vaginal, y un importante motivo de consulta, pero en la mayoría de los casos no produce problemas, salvo éste, el mal olor, el flujo abundante, y las recurrencias.

 

Riesgos de la vaginosis bacteriana

Sin embargo, existen ocasiones en las cuales podríamos considerar que la VB es un factor de riesgo, o pudiera ocasionar algún problema. Vamos a ir describiendo estas situaciones para que podamos darle su objetiva transcendencia.

 

Vaginosis bacteriana e infecciones de transmisión sexual (ITS)

En la vaginosis bacteriana se produce una disminución de los lactobacilos de la vagina, que ocasiona una elevación del pH del medio y, por lo tanto, una alteración de sus mecanismos de defensa.

Aunque es más prevalente en mujeres sexualmente activas, y aparece frecuentemente ante relaciones sexuales con una nueva pareja, no es considerada una ITS, pues el uso consistente del preservativo no ha conseguido disminuir su aparición, el tratamiento de la pareja no reduce la posibilidad de un cuadro clínico, y puede encontrarse hasta en el 18% de mujeres sin actividad sexual.

Sin embargo, se ha comprobado que la presencia de vaginosis bacteriana puede asociarse con una mayor posibilidad de adquirir una ITS, como Clamidiasis o Gonorrea, cuando se tiene contacto sexual con una pareja que presente estas afecciones.

También se ha visto que puede aumentar la susceptibilidad al contagio por Trichomonas vaginalis, Candida spp, virus del herpes simple (VHS) tipos 1 y 2, y virus del papiloma humano (VPH).

 

Vaginosis e infertilidad

No se ha conseguido demostrar la relación entre VB e inflamación pelviana, ni del útero ni de las trompas. Sin embargo, parece que es más prevalente en mujeres infértiles por causa del mal funcionamiento de las trompas (infertilidad por causa tubárica), y que las técnicas de reproducción asistida tienen peores resultados y mayores tasas de aborto temprano espontaneo en presencia de VB.

Por estos motivos, se suele intentar detectar y tratar la VB en las mujeres que van a ser sometidas a técnicas de reproducción asistida, aunque sean asintomáticas.

 

Vaginosis bacteriana en el embarazo

Durante el embarazo se suele producir de forma natural unas condiciones que hacen que aumente la cantidad de Lactobacilos en la vagina, probablemente como forma de mejorar las defensas en esta localización. De hecho, su reducción, y en concreto la alteración que provoca VB, se ha asociado con un mayor riesgo de complicaciones obstétricas como infección amniótica, parto pretérmino, rotura prematura de membranas, endometritis, diabetes gestacional, infección postaborto y aborto de repetición.

¿Cómo afecta la vaginosis en la vida cotidiana?

Cuando la VB se hace muy persistente (hasta en el 60% de los casos puede ser recurrente), el mal olor del flujo vaginal puede afectar a la calidad de las relaciones sexuales, y a la calidad de vida de la persona, incluso en otras facetas vitales como el trabajo o el ocio. A la preocupación sobre la inocuidad del cuadro se puede unir una inseguridad ante la aparición o percepción del olor por otras personas, y la posibilidad de disminuir el disfrute sexual por este temor, que puede derivar incluso problemas de autoestima y en bajo deseo.

 

¿Cómo prevenir complicaciones en la vaginosis bacteriana?

No en todos los casos el tratamiento de la VB ha demostrado la disminución de la posibilidad de que estas complicaciones se produzcan. Esto da una idea de la complejidad de este cuadro clínico.

Sin embargo, existe un amplio consenso en la comunidad científica y clínica sobre la necesidad de disminuir la variabilidad de la microbiota, y sobre el hecho de que mantenerla con una dominancia de los Lactobacilos es signo de salud vaginal.

En todos los casos en los cuales se ha de tratar la vaginosis bacteriana, porque sea sintomática o porque aumente la susceptibilidad a complicaciones, se sabe que al añadir probióticos al tratamiento específico mejora los resultados del mismo y es capaz de mantener la microbiota saludable durante mayor tiempo, evitando así las recurrencias.

Los productos probióticos que han sido testados y han probado su eficacia en el tratamiento y persistencia de la VB, aportan lactobacilos (por ejemplo L.rhamnosus Lcr35®) que reemplazan los que se han visto reducidos por las circunstancias que sean ocasionando VB. De este modo restauran el equilibrio vaginal y mantienen la vagina en condiciones óptimas de salud.

Lactoflora protector íntimo probióticos

Bibliografía recomendada

  • Suárez E, Beltrán DA, Daza M, González SP, Guerra JA, Jurado AR, Ojeda D, Rodríguez JM. La microbiota vaginal: composición y efectos beneficiosos. Consenso sobre usos de los probióticos en Ginecología. Disponible en: http://www.sepyp.es/probiot_vaginales.pdf
  • Beltrán Vaquero DA, Guerra Guirao JA. Consenso de probióticos vaginales. Madrid: EDIMSA Editores Médicos AS, 2012. ISBN-13: 978-84-7714-377-2
  • Jurado AR, Allué J, Pérez S. Retrato de un probiótico. Noticias Médicas. 16-30 Junio 2010: 3960
  • Cancelo MJ. GP Diagnóstico y Tratamiento de Infecciones vulvovaginales. SEGO. Actualizado 2018
  • Gómez Arango LF, Barrett HL, Callaway LK, Nitert MD. Probiotics and pregnancy. Curr Diab Rep. 2015 Jan;15(1):567
  • Allsworth JE, Peipert JF. Severity of bacterial vaginosis and the risk of sexually transmitted infection. Am J Obstet Gynecol. 2011;205(2):113.e1-6. doi: 10.1016/j.ajog.2011.02.060.
  • Van Oostrum N, De Sutter P, Meys J, Verstraelen H. Risks associated with bacterial vaginosis in infertility patients: a systematic review and meta-analysis. Hum Reprod. 2013;28(7):1809-15. doi: 10.1093/humrep/det096.
  • Haahr T, Zacho J, Bräuner M, Shathmigha K, Skov Jensen J, Humaidan P. Reproductive outcome of patients undergoing in vitro fertilisation treatment and diagnosed with bacterial vaginosis or abnormal vaginal microbiota: a systematic PRISMA review and meta-analysis. BJOG. 2018. doi: 10.1111/1471-0528.15178.
  • Antonio MA, Rabe LK, Hillier SL. Colonitation of the rectum by Lactobacillus Species and Decreased risk of bacterial vaginosis. J Infect Dis. 2005 Aug 1;192(3): 394-8. Epub 2005 Jun28Petricevic L, Witt A The role of Lactobacillus casei rhamnosus Lcr 35® in restoring the normal vaginal flora after antibiotic treatment of bacterial vaginosis. BJOG 2008;115:1369-74.
  • Coudeyras S, Jugie G, Vermerie M, Forestier C. Adhesion of human probiotic Lactobacillus rhamnosus to cervical and vaginal cells and interaction with vaginosis-associated pathogens. Infect Dis Obstet Gynecol. 2008; 2008: 549640 Epub 2009 Jan 27.
  • M. Bohbot and J. M. Cardot, “Vaginal Impact of the Oral Administration of Total Freeze-Dried Culture of LCR 35 in Healthy Women,”Infectious Diseases in Obstetrics and Gynecology, vol. 2012, Article ID 503648, 4 pages, 2012.doi:10.1155/2012/503648

 

 

The following two tabs change content below.
Dra. Ana Rosa Jurado

Dra. Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga en Consulta de Sexología
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lactoflora los probioticos de Stada

¡Apúntate a nuestra newsletter!


Al rellenar este formulario, acepto recibir la newsletter/noticias de interés de LACTOFLORA (LABORATORIO STADA, S.L.U.), de acuerdo con la política de protección de datos.