Microbiota y COVID-19

microbiota y covid-19

Prevención de infecciones

Los seres humanos disponemos de múltiples sistemas de protección frente a agresiones externas o agentes infecciosos. Concretamente, disponemos de tres tipos de barreras defensivas que dificultan el acceso y propagación de un posible patógeno. Así, desde el exterior hacia el interior se encontrarían las siguientes barreras: microbiológica, físico-química e inmunitaria.

La piel y las mucosas recubren al organismo y limitan el paso de elementos extraños a su interior. Esta barrera física además está reforzada por sustancias químicas que el organismo produce, y que tienen como objetivo eliminar o dificultar aún más el acceso de posibles patógenos. Aquí se podría mencionar, por ejemplo, el sebo y el sudor en la piel, el ácido en el estómago y el moco en la mucosa intestinal o respiratoria.

Estas barreras incorporan, además, todo un conjunto de microorganismos en su superficie que colaboran en esta función defensiva, la microbiota. De hecho, esta microbiota no solo dificulta de forma directa el acceso de patógenos sino que también interacciona con nuestro sistema inmunitario (tercera línea de defensa) y lo refuerza. Por ello, se puede decir que una microbiota sana es necesaria para una buena defensa frente a infecciones. Además, como todas las mucosas del cuerpo se comunican entre ellas, un evento en la mucosa respiratoria (como puede ser una infección respiratoria) puede tener repercusión en otra mucosa (como puede ser la intestinal) y por tanto en la microbiota que la recubre.

Por otra parte, el ataque de una bacteria o virus patógeno al individuo, en su intento de infectarlo, puede comportar precisamente una alteración en la composición de la microbiota, fenómeno denominado disbiosis. Esta alteración, favorece aún más el proceso infeccioso, puesto que altera precisamente esta barrera defensiva.

Es muy difícil establecer cuál es la composición ideal de una microbiota saludable (diversa y rica en ciertos grupos bacterianos como lactobacilos y bifidobacterias), pero en cualquier caso, y en base a las premisas anteriores, se podría postular que cualquier estrategia dirigida a promoverla podría ser de gran utilidad frente a infecciones. De hecho, existen numerosas evidencias científicas de como ciertos componentes de la dieta o suplementos pueden ayudar al individuo a hacer frente a todo tipo de procesos infecciosos a través de la mejora de la composición microbiana, y en consecuencia de la capacidad defensiva.

 

Relación entre microbiota y COVID-19

Por todo ello, es inevitable preguntarse si existe alguna relación entre la composición de la microbiota, ya sea la que recubre la mucosa respiratoria o la intestinal, y la infección por el SARS-CoV-2. El virus infecta células en ambas localizaciones, y por ello puede cursar con afectación respiratoria grave pero también en numerosos casos con manifestaciones gastrointestinales.

En los últimos meses se han llevado a cabo diversos estudios con el objetivo de establecer una relación entre ambos -microbiota y COVID-19-, y aunque todavía hoy hay muchas incógnitas al respecto, ya hay algunos resultados muy interesantes.

La microbiota localizada en la cavidad oral es de las primeras con la que contacta el virus y es por ello que esta microbiota parece estar muy relacionada con la COVID-19. De hecho, la infección por SARS-CoV-2, puede facilitar la co-infección por otros microorganismos presentes de forma habitual en la microbiota oral, y que en esas condiciones pueden acceder al pulmón y complicar el estado del paciente. Así, una buena higiene bucal podría ser clave para reducir las manifestaciones graves de la COVID-19.

Por otra parte, otros autores sugieren que precisamente el distanciamiento social y el uso de mascarilla dificulta la transmisión de microbiota de un individuo a otro, proceso que en condiciones normales permite una mayor diversidad en esta cavidad, y que hoy en día puede verse afectado. Esta situación colateral que ha surgido a raíz del SARS-CoV-2 merece seguir siendo estudiada.

Poco se sabe aún de la relación exacta de la microbiota del tracto respiratorio, situada en la mucosa donde más infecta el SARS-CoV-2, y la COVID-19, pero se plantea que puede tener un papel clave tanto en la prevención del proceso como en el desarrollo de la enfermedad. De hecho, ya existe algún estudio que demuestra cómo ésta se ve afectada durante el proceso infeccioso.

Respecto a la microbiota intestinal, también existen estudios que demuestran que pacientes con COVID-19 presentan alteraciones significativas en su microbiota intestinal, es decir una disbiosis, que cursa con el incremento de bacterias poco saludables, por ejemplo de tipo clostridiales, y bajos recuentos de bacterias beneficiosas como Faecalibacterium prausnitzii.

Por otra parte, existen estudios en marcha que pretenden establecer si la intervención con probióticos, bacterias administradas de forma exógena y con un efecto saludable científicamente demostrado, puede ser útil para prevenir el contagio en contactos de personas infectadas (p.e. Lactobacillus rhamnosus GG) o en individuos expuestos como el personal sanitario (p.e Lactobacillus coryniformis K8). Aunque científicamente se ha priorizado este tipo de investigaciones, aún habrá que esperar unos meses para conocer los resultados.

En resumen, aunque hay pocos estudios, y realizados en un número bajo de pacientes, se sabe que la infección por SARS-CoV-2 altera la microbiota respiratoria e intestinal. Y aunque aún no existan datos que lo confirmen, se puede decir que una microbiota saludable -en base a la importante función protectora y defensiva que realiza- podría ayudar en la prevención de la infección por SARS-CoV-2.

protector inmunitario

Referencias bibliográficas

 

The following two tabs change content below.
Dr. Francisco J Pérez Cano

Dr. Francisco J Pérez Cano

Profesor titular del Departamento de Bioquímica y Fisiología Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación Investigador del Instituto de Investigación en Nutrición y Seguridad Alimentaria (INSA) Universidad de Barcelona
Dr. Francisco J Pérez Cano

Últimas entradas de Dr. Francisco J Pérez Cano (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Apúntate a nuestra newsletter!


Al rellenar este formulario, acepto recibir la newsletter/noticias de interés de LACTOFLORA (LABORATORIO STADA, S.L.U.), de acuerdo con la política de protección de datos.