Probióticos y mujer embarazada

¿puedo tomar probioticos durante el embarazo?

¿Se pueden tomar probióticos durante el embarazo?

Las alteraciones de la microbiota del intestino, y también de la vagina, han sido recientemente relacionadas con la prevalencia de complicaciones del embarazo, tanto para la madre como para el/la recién nacido/a.

Por este motivo están aumentando los estudios que investigan el uso de productos probióticos durante el embarazo.

Los probióticos restauran la microbiota, y parece que podrían tener un papel preventivo de estas afecciones.

Por otro lado, se sabe que la colonización del intestino del/la recién nacido/a por bacterias beneficiosas es necesaria para sus mecanismos de defensa, tanto locales como sistémicos. Esta colonización depende del medio, de su dieta y de la microbiota materna.

 

Cambios en la microbiota durante el embarazo y lactancia

De forma natural, desde el primer al tercer trimestre del embarazo se produce un cambio en la composición de los microorganismos de la vagina que conlleva una disminución de los lactobacilos predominantes.

En algunas mujeres esto puede suponer un sobrecrecimiento de microorganismos anaerobios asociados a la vaginosis bacteriana (VB), situación que incrementa el riesgo de:

  • prevalencia y contagio de infecciones de transmisión sexual,
  • parto pretérmino,
  • corioamnionitis, o
  • aborto espontáneo.

Pero no todos los cambios son negativos; los que se producen en el equilibrio de los microorganismos del intestino de las mujeres durante el embarazo se asemejan a los que se producen en el síndrome metabólico, pues contribuye a la resistencia fisiológica a la insulina que se va presentando durante la evolución del embarazo, y parecen ser beneficiosos para el desarrollo del feto.

Sin embargo, los/as recién nacidos de madres con sobrepeso tienen menos bifidobacterias entre sus microorganismos intestinales, lo cual les predispone a la obesidad y a las alergias.

La placenta también conserva su propia microbiota, más estable, muy relacionada con la de la cavidad oral de la mujer. Su alteración parece relacionarse con parto prematuro, del mismo modo que la enfermedad periodontal materna, que también se asocia a bajo peso al nacer.

A través de la lactancia, los microorganismos maternos ayudan a la colonización del intestino del neonato. La microbiota de la leche depende de la de la piel materna y de la de su intestino, y parece influir no sólo en la composición de la del intestino neonatal sino también en su desarrollo cerebral.

La alteración de la microbiota de la glándula mamaria aumenta además el riesgo de mastitis, ya sean subclínicas o con infecciones más sintomáticas y graves, que afectan al desarrollo y continuidad de la lactancia.

Suplementos probióticos durante el embarazo

Aunque la calidad de la evidencia es diferente (en relación a los tipos de intervención y a los productos utilizados) se ha comprobado cómo la asociación de lactobacilos a la leche diaria en estudios poblacionales reduce el riesgo de:

  • pre-eclampsia (hipertensión en el embarazo), sobre todo en su presentación más severa;
  • parto prematuro,
  • eczema,
  • rinoconjutivis alérgica (en mujeres y recién nacidos/as),
  • enterocolitis necrotizante, muerte y sepsis (en recién nacidos/as).

También se ha visto cómo suplementando con probióticos a la mujer durante el embarazo se consiguen algunos de estos resultados positivos, sobre todo en recién nacidos/s (reducción de: eczema, enterocolitis, muerte y sepsis).

La menor prevalencia de VB en mujeres que usan probióticos debería reflejarse en la reducción de efectos adversos en el embarazo derivados de esta afección. Aunque aún no se ha conseguido demostrar la pauta y las dosis con las cuales se conseguiría este efecto positivo, se sabe que la suplementación con lactobacilos durante el embarazo no provoca riesgos y contribuye de por sí en la mejora de los resultados materno-fetales.

Los paneles de consenso determinan la cantidad de microorganismos que deben contener los productos probióticos para ser efectivos, que en el uso oral es de 109 ufc/d, y proponen pautas de 1 tableta al día durante al menos 10-30 días, con mantenimiento de 3-4 meses para disminuir recidivas en caso de VB recurrente, y en caso de las mastitis subclínicas.

Bibliografía recomendada

• Suárez E, Beltrán DA, Daza M, González SP, Guerra JA, Jurado AR, Ojeda D, Rodríguez JM. La microbiota vaginal: composición y efectos beneficiosos. Consenso sobre usos de los probióticos en Ginecología. Disponible en: http://www.sepyp.es/probiot_vaginales.pdf
• Beltrán Vaquero DA, Guerra Guirao JA. Consenso de probióticos vaginales. Madrid: EDIMSA Editores Médicos AS, 2012. ISBN-13: 978-84-7714-377-2
• Jurado AR, Allué J, Pérez S. Retrato de um probiótico. Noticias Médicas. 16-30 Junio 2010: 3960
• Cancelo MJ. GP Diagnóstico y Tratamiento de Infecciones vulvovaginales. SEGO. Actualizado 2018
• Gómez Arango LF, Barrett HL, Callaway LK, Nitert MD. Probiotics and pregnancy. Curr Diab Rep. 2015 Jan;15(1):567
• Sohn K, Underwood MA. Prenatal and postnatal administration of prebiotics and probiotics. Semin Fetal Neonatal Med. 2017 Oct;22(5):284-9. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5618799/
• Bond DM, Morris JM, Nassar N. Study protocol: evaluation of the probiotics Lactobacillus Fermetum CECT 5716 for the prevention of mastitis in breastfeeding women: randomised controlled trial. BMC Pregnancy Chilbirth. 2017 May 19;17(1):148. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5437715/

Lactoflora protector íntimo probióticos

The following two tabs change content below.
Dra. Ana Rosa Jurado

Dra. Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga en Consulta de Sexología
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *