Vaginosis bacteriana

vaginosis bacteriana

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana (VB) es una disbacteriosis, es decir, una alteración del equilibrio de los microorganismos de la vagina.

No se considera una infección propiamente dicha, sino una patología endógena, debida al sobre-crecimiento de bacterias que habitualmente se encuentran en cantidades muy pequeñas en este medio.

 

Papel de los Lactobacilos y de la flora cocoide

Para que se produzca la vaginosis bacteriana, el número de lactobacilos, que son las bacterias dominantes en la flora vaginal en condiciones normales, tiene que haberse reducido.

Los lactobacilos vaginales son un importante mecanismo de defensa, sobre todo porque producen, entre otras sustancias, ácido láctico, que mantiene el ph ácido en el medio, lo cual impide el sobre-crecimiento del resto de las bacterias.

También producen peróxido de hidrógeno, lo cual hace inviable el crecimiento de los anaerobios.

La flora cocoide o flora cocobacilar está formada por bacterias cocoides (Peptostreptococcus spp, Strectococcus spp, Veillonella spp) que provienen de la flora intestinal y contaminan la flora vaginal. Lactobacilos y flora cocoide conviven en equilibrio normalmente.

Sin las defensas de los Lactibacillus, las demás bacterias crecen más fácilmente, apareciendo un flujo vaginal dominado por Gadnerella vaginalis y otros anaerobios:

  • Bacteriodes spp 
  • Prevotella spp
  • Mobiluncus spp
  • Mycoplasma hominis
  • Prophyromonas spp
  • Atopium vaginae
  • Peptostreptococcus spp
  • Strectococcus spp
  • Veillonella spp

 

La vaginosis bacteriana (VB) es una de las patologías infecciosas más frecuentes en la vagina de las mujeres sexualmente activas.

No se considera una infección de transmisión sexual (ITS), pero se relaciona epidemiológicamente con los primeros encuentros sexuales de una pareja heterosexual y existen cada día más estudios que la asocian a otras infecciones de transmisión sexual (ITS):

relacion its y vih

 

 

Síntomas de la vaginosis bacteriana

Los síntomas más frecuentes de la vaginosis bacteriana son:

  • Flujo vaginal abundante, de aspecto amarillento o grisáceo
  • Mal olor vaginal (flujo con olor a “pescado”).

A veces sólo se aprecia este olor tras las relaciones sexuales, pues el semen tiene un pH diferente (básico) y al juntarse con el flujo vaginal se provoca la liberación de aminas.

No es habitual que asocie irritación, por lo cual puede cursar sin otros síntomas como el picor o el escozor vulvo-vaginal.

Este aspecto, así como el olor en del flujo, lo diferencian de otras infecciones vaginales, que suelen producir más sintomatología.

 

Tratamiento de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana (VB) es en sí un proceso benigno, pero cada vez con más fuerza está siendo relacionado con complicaciones patológicas en ginecología y obstetricia.

Se ha visto que puede ser un factor de riesgo para:

  • Desarrollo de infección pelviana
  • Aborto espontáneo
  • Parto prematuro
  • Complicaciones maternas postparto
  • Podría disminuir el éxito de los procesos de fecundación in vitro.

Por todo esto se ha consensuado que puede no prescribirse tratamiento en pacientes asintomáticas (aquellas en las que el diagnóstico se ha hecho casualmente analizando el flujo en el laboratorio y que no presentan ninguna queja), pero que hay algunas mujeres en las cuales es necesario tratar la vaginosis bacteriana:

  • Pacientes con síntomas
  • Mujeres que vayan a ser sometidas a determinados procedimientos quirúrgicos o invasivos ginecológicos
  • Embarazadas (incluso sin síntomas, sobre todo si tienen antecedentes de parto prematuro)

 

Tratamiento de la vaginosis bacteriana con antibióticos

El tratamiento de la vaginosis bacteriana (VB) se hace con antibióticos específicos, con buenos resultados:

  • Metronidazol
  • Clindamicina

Sin embargo, el uso de antibióticos también es perjudicial para los lactobacilos vaginales, que tienen que repoblar el medio para evitar que la vaginosis se vuelva a producir. Por eso se recomienda el uso de productos probióticos, que contienen lactobacilos capaces de colonizar la flora vaginal y mejorar sus defensas.

La vaginosis bacteriana (VB) es una de las afecciones más recurrentes, pues hasta en el 80% de los casos aparecerá un nuevo episodio tras la completa curación del primero.

Esta recurrencia conlleva un uso excesivo de antibióticos, que pueden generar resistencias y además dificultar la recolonización de la vagina por los lactobacilos. Se entra de esta forma en un círculo vicioso de cuadros agudos, tratamientos y recidivas.

 

Tratamiento de la vaginosis bacteriana con probióticos

Se ha demostrado en múltiples estudios que la suplementación con lactobacilos es capaz de mejorar el efecto curativo de los antibióticos, así como de disminuir el riesgo de cuadros recurrentes.

Se recomienda administrar los probióticos 2-3 días después del tratamiento antibiótico específico, durante varios días (5-20, dependiendo de la vía que se utilice). Además se repetirá la suplementación durante los mismos días al mes, hasta varios meses post-tratamiento.

Cuando los cuadros son muy recurrentes se acepta que la pareja sexual deba ser también tratada.

Lactoflora Protector Intimo de la Flora Vaginal

The following two tabs change content below.
Dra. Ana Rosa Jurado

Dra. Ana Rosa Jurado

Doctora en Medicina y Sexóloga
Directora del Instituto Europeo de Sexología, Marbella. Secretaria del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN. Miembro de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual.
Dra. Ana Rosa Jurado

Últimas entradas deDra. Ana Rosa Jurado (ver todo)

19 comentarios en “Vaginosis bacteriana

  1. Pingback: ¿Cómo elegir productos de higiene femenina? Honey Pot Co
  2. me gustaría saber que puedo usar o tomar xa el picor que se me pone en la zona vaginal,no tengo otro síntomas,solo picor sobre todo cuando estoy tumbada..gracias

  3. Hola Ana Rosa, hay algun límite de tiempo para poder tomar probióticos? son seguros para tratamiento a largo plazo? no quiero tener que hacer más rondas de antibióticos. muchas gracias

  4. Gracias por el artículo, ya me ha quedado claro que tengo que reforzar la flora vaginal con probióticos con lactobacilos. Yo soy de esas mujeres que han sufrido la vaginosis una y otra vez cada cierto tiempo..y empiezo a pensar que he abusado del tratamiento con antibióticos. Probaré con los lactobacilos

  5. Hola por recomendación de mi médico he empezado a suplementar con estos probioticos, a ver si consigo acabar con la vaginosis de una vez…

  6. Soy propensa a padecer vaginiosis bacteriana y me he pasado media vida tomando antibióticos. Espero que con la suplementación con probióticos logro olvidarme de ello para siempre!

  7. Gracias por este completo artículo. He sufrido vaginosis en varias ocasiones, especialmente después de una época de estrés, y aunque los antibióticos han sido eficaces, creo que es buena idea tomar los probióticos para evitar que vuelva a aparecer y mejorar mi flora vaginal de forma natural.

  8. Durante el embarazo tuve vaginiosis bacteriana en un par de ocasiones y me trataron con óvulos, por el riesgo de aborto o parto prematuro. Mi gine tmb me recomendo probioticos y me fueron muy bien.

  9. Hola yo usé los probioticos para tratar la vaginosis durante el embarazo y fue la mejor decision, asi no me tuve que arriesgar con antibioticos. todo con control medico

  10. Sufro vaginosis bastante a menudo y la verdad es que es un rollazo. Probaré esto de los lactobacilos a ver si me soluciona el problema. Gracias.

  11. prfffff en mi primer embarazo no tuve ningun problema pero en el segundo… me trajo de cabeza la vaginosis!! al final mi gine me recetó probioticos y no me volvio a aparecer pero hasta q dimos con esta solucion… en fin que sí que funcionan los probioticos, almenos a mi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *