Relación entre la microbiota del niño y la obesidad

microbiota y obesidad infantil

Aunque la microbiota intestinal se localiza mayoritariamente en nuestro intestino grueso o colon, cada vez se conoce mejor su contribución a problemas de salud que de entrada no guardan una relación directa con el intestino, como la obesidad.

Los primeros estudios que encontraron que la microbiota intestinal podría ser una pieza más del puzle del tratamiento de la obesidad se publicaron en el 2013. Con una dieta estándar, los ratones sin microbiota que recibieron las bacterias de gemelos idénticos con obesidad ganaron más peso que los ratones que recibieron la microbiota de los gemelos delgados. Además, unos grupos específicos de microbios se transfirieron desde los ratones delgados a los ratones obesos que compartían la misma jaula, contribuyendo a proteger a los ratones obesos de la ganancia de peso1.

Otros estudios en humanos encontraron que la microbiota intestinal de las personas con obesidad tenía una mayor proporción de bacterias Firmicutes y una menor proporción de bacterias Bacteroidetes, que se revertía cuando las personas se sometían a una dieta baja en calorías2.

Aunque estos cambios no se han replicado en otros estudios3,4, ponen de manifiesto que la obesidad tiene un componente microbiano. Esto abre la posibilidad de actuar sobre ella a través de la dieta para perder peso y prevenir las enfermedades cardiovasculares relacionadas con la obesidad.

Sin embargo, los científicos aún no han conseguido descubrir a ciencia cierta si la microbiota intestinal se modifica al modificarse el peso corporal o si la microbiota intestinal es la causa que contribuye al control del peso corporal.

 

Microbiota intestinal y obesidad

En los últimos años han aparecido más estudios que sugieren que la microbiota intestinal está involucrada en el control del peso corporal, en el gasto energético y en la inflamación.

La obesidad infantil no para de aumentar y se ha encontrado que la existencia de niveles bajos en el intestino de bifidobacterias (bacterias beneficiosas muy abundantes en niños que reciben lactancia materna) y una proporción alta de Staphylococcus aureus (bacteria responsable de muchas infecciones) puede predecir el desarrollo de la obesidad en la edad adulta5,6.

Los factores que explicarían el papel que juega la composición y las funciones de la microbiota intestinal en la obesidad de los niños son diversos. De todos ellos, los estudios recientes apuntan a que el parto por cesárea, una duración corta de la lactancia materna y la exposición a los antibióticos durante la infancia producen un retraso en la colonización normal del intestino por las bacterias beneficiosas y un mayor riesgo de obesidad y diabetes tipo 1 en edades posteriores7,8.

Estos estudios sobre la conexión microbiota-obesidad sugieren que la manipulación de la microbiota intestinal de los niños a través de probióticos específicos podría reducir el riesgo de obesidad9.

 

Predecir el riesgo de obesidad

El hecho de que la microbiota intestinal se plantee como una nueva herramienta para prevenir o tratar la obesidad contribuye a explicar el aumento de investigaciones que exploran cómo cambiar la dieta del niño desde muy pequeño puede protegerle de desarrollar enfermedades metabólicas.

Las intervenciones dietéticas que más se han estudiado para prevenir la obesidad infantil actuando sobre la microbiota intestinal son10:

  • Lactancia materna: la leche materna es el primer probiótico que recibe un bebé después de nacer. Se ha visto que la leche materna no solo tiene las bacterias beneficiosas que van a proteger al niño de desarrollar obesidad cuando sea mayor, sino que también tiene los alimentos favoritos de estas bacterias conocidos como “oligosacáridos de la leche humana”.
  • Probióticos: los probióticos añadidos en las fórmulas infantiles para imitar a la leche materna o cuando se toman solos durante la etapa preescolar y escolar contribuyen a que el niño crezca sano y fuerte y esté protegido de la obesidad y de las infecciones comunes en esta etapa como las gastroenteritis.
  • Prebióticos: son un tipo de fibra alimentaria que favorece de forma exclusiva el crecimiento de las bacterias beneficiosas del intestino del niño, como las bifidobacterias y los lactobacilos, entre otros. Los prebióticos más estudiados en la prevención de la obesidad infantil son los fructooligosacáridos y los galactooligosacáridos.
  • Simbióticos: la administración conjunta de las bacterias probióticas junto con su alimento favorito en el mismo producto parece tener un efecto sinérgico a la hora de proteger al niño de la ganancia de peso cuando sea adulto. La magnitud del efecto variará en función de si el niño ha recibido lactancia materna o mixta.

Aunque a día de hoy se desconoce cuál es el perfil de microbiota intestinal que puede ayudar a predecir mejor el riesgo de obesidad, un estudio reciente en adultos concluye que conocer el tipo de microbiota antes de una cirugía bariátrica puede ayudar a predecir cómo evolucionará el paciente. En particular, tener un índice Prevotella/Bacteroidetes elevado puede predecir la ganancia de peso después de la cirugía bariátrica11.

Estos resultados sugieren que cambiar la microbiota intestinal con una dieta adecuada de forma personalizada puede ayudar a que los pacientes respondan mejor a la cirugía bariátrica y pierdan más peso a largo plazo11.

En población pediátrica los estudios que han investigado el papel que juega la microbiota intestinal para predecir la obesidad son escasos. Algunas investigaciones sugieren que los cambios específicos a nivel de las bacterias de los grupos Firmicutes y Bacteroidetes pueden ser factores predictivos del desarrollo de obesidad en la edad adulta12.

 

Conclusión

La microbiota intestinal del niño está involucrada en el control del peso corporal y puede predecir el riesgo de obesidad y de diabetes tipo 1.

La manipulación de la microbiota intestinal a través de la lactancia materna, los probióticos, los prebióticos y los sinbióticos podría reducir la susceptibilidad a la obesidad.

Los cambios en algunas bacterias de los grupos Firmicutes y Bacteroidetes pueden predecir el desarrollo de obesidad en la edad adulta.

 

Referencias:

 Ridaura VK, Faith JJ, Rey FE, et al. Gut microbiota from twins discordant for obesity modulate metabolism in mice. Science. 2013; 341(6150):1241214. doi: 10.1126/science.1241214.

  1. Ley RE, Turnbaugh PJ, Klein S, et al. Human gut microbes associated with obesity. Nature. 2006; 444(7122):1022-1023. doi: 10.1038/4441022a.
  2. Castaner O, Goday A, Park YM, et al. The gut microbiome profile in obesity: a systematic review. Int J Endocrinol. 2018; 4095789. doi: 10.1155/2018/4095789.
  3. Xu Z, Jiang W, Huang W, et al. Gut microbiota in patients with obesity and metabolic disorders – a systematic review. Genes & Nutrition. 2002; 17:2. doi: 10.1186/s12263-021-00703-6.
  4. Kalliomäki M, Collado MC, Salminen S, et al. Early differences in fecal microbiota composition in children may predict overweight. Am J Clin Nutr. 2008; 87(3):534-538. doi: 10.1093/ajcn/87.3.534.
  5. Da Silva CC, Monteil MA, Monica Davis E. Overweight and obesity in children are associated with an abundance of Firmicutes and reduction of Bifidobacterium in their gastrointestinal microbiota. Child Obes. 2020; 16(3):204-210. doi: 10.1089/chi.2019.0280.
  6. Martín-Calvo N, Martínez-González MA, Segura G, et al. Cesarean delivery is associated with higher risk of overweight in the offspring: within family analysis in the SUN cohort. J Epidemiol Community Health. 2020; 74(7):586-591. doi: 10.1136/jech-2019-213724.
  7. Aris IM, Lin PID, Rifas-Shiman SL, et al. Association of early antibiotic exposure with childhood body mass index trajectory milestones. JAMA Netw Open. 2021; 4(7):e2116581. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2021.16581.
  8. Mekkes MC, Weenen TC, Brummer RJ, et al. The development of probiotic treatment in obesity: a review. Benef Microbes. 2014; 5(1):19-28. doi: 10.3920/BM2012.0069.
  9. Koleva PT, Bridgman SL, Kozyrskyj AL. The infant gut microbiome: evidence for obesity risk and dietary intervention. Nutrients. 2015; 7(4):2237-2260. doi: 10.3390/nu7042237.
  10. Gutiérrez-Repiso C, Garrido-Sánchez L, Alcaide-Torres J, et al. Predictive role of gut microbiota in weight los achievement after bariatric surgery. Journal of the American College of Surgeons. 2022; 234(5):861-871. doi: 10.1097/XCS.0000000000000145.
  11. Melit LE, Oana Marginean C, Sasaran MO. The Yin-Yang concept of pediatric obesity and gut microbiota. Biomedicines. 2022; 10(3):645. doi: 10.3390/biomedicines10030645.

 

 

The following two tabs change content below.

Andreu Prados

Copywriter de salud y docente en Andreu Prados Comunicación Cientí­fica
Farmacéutico y dietista-nutricionista especializado en comunicación del sector salud. Redactor médico y consultor de comunicación en salud para empresas e instituciones del sector de la salud y la investigación biomédica. Compagina la actividad de consultoría con la docencia como profesor de másteres y formación continua en la Universidad de Barcelona, la Universidad Ramon Llull y la Universidad Isabel I.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.