logo Lactoflora
Inicio / Salud íntima / ¿Y si tu fertilidad depende de la microbiota de tu vagina?

¿Y si tu fertilidad depende de la microbiota de tu vagina?

Hasta hace poco la microbiota de la vagina solo era importante para una buena salud íntima y de las vías urinarias. Sin embargo, en los últimos 5 años se han publicado nuevos hallazgos que sugieren que la reducción de los niveles de lactobacilos de la vagina se relaciona con el parto prematuro y los problemas de fertilidad.

Te explicamos qué dicen los últimos estudios sobre el impacto de la microbiota vaginal en la fertilidad y las herramientas que tienes a tu alcance para fortalecer tu microbiota íntima.

Relación de la microbiota vaginal con la fertilidad

El primer contacto del bebé con la microbiota de la madre se produce mayoritariamente en el momento del parto1. Sin embargo, el estado de salud de la microbiota vaginal antes de quedarte embarazada influye en tu salud reproductiva y por esto es muy importante cuidarla y no acordarte de ella solo cuando tienes una vaginosis vaginal o una infección de orina. 

El útero no es una cavidad estéril, sino que tiene su propia microbiota que puede predecir las posibilidades de embarazo en las mujeres que se someten a intervenciones de reproducción asistida2. 

De hecho, en el útero y en la vagina predominan los lactobacilos (Lactobacillus crispatus, L. iners y otras especies) con una composición que puede variar en función del ciclo menstrual de la mujer y de la presencia de problemas ginecológicos, como por ejemplo tener una endometriosis3.

La implicación de la microbiota vaginal en la fertilidad se ha estudiado a dos niveles. Por un lado, la abundancia en la microbiota vaginal de otras bacterias distintas de los lactobacilos (por ejemplo, Gardnerella vaginalis y Atopobium vaginae) se asocia con menos probabilidades de quedarte embarazada. Además, restablecer el equilibrio de la microbiota vaginal cuando hay una vaginosis bacteriana aumenta las tasas de embarazo4. 

Otros factores que también podrían estar implicados en la fertilidad son los niveles de lactobacilos en el semen y la presencia de determinadas bacterias en el endometrio y en las trompas de Falopio. Pero aunque algunas bacterias están asociadas con una mejor salud reproductiva, de momento no se sabe quién es el huevo (causa) y la gallina (consecuencia) y se necesita investigar más para poder recomendar un tratamiento específico que actúe sobre la microbiota para mejorar la fertilidad.

Problemas de fertilidad y disbiosis vaginal

Una de cada tres mujeres infértiles tiene una vaginosis bacteriana asintomática con una reducción de los Lactobacillus protectores y un aumento de los patógenos Candida, Enterococcus y Escherichia coli que pueden llegar a suponer hasta el 50% de la microbiota vaginal5.

Pero es que además la vaginosis bacteriana, que es una disbiosis de la microbiota vaginal caracterizada por una microbiota rica en bacterias anaerobias y unos números bajos de especies de Lactobacillus, se ha asociado con un mayor riesgo de parto prematuro. Esta es la causa más común de mortalidad neonatal y la segunda causa más frecuente de mortalidad en niños menores de 5 años6.

También se sospecha que la disbiosis vaginal podría estar implicada en algunos casos de abortos espontáneos recurrentes que afectan a un 2% de las mujeres. Mientras que una microbiota vaginal dominada por lactobacilos o eubiosis actuaría como un factor protector de infecciones genitourinarias7.

Eubiosis y fertilidad femenina

Una microbiota vaginal equilibrada con un alto contenido de lactobacilos se estima que puede aumentar las posibilidades de que las mujeres sometidas a una fecundación in vitro se queden embarazadas en un 70% de los casos. Mientras que si la microbiota está formada por una cantidad baja de lactobacilos y contiene una mayor proporción de otras bacterias asociadas a vaginosis bacteriana e infecciones urinarias, entonces las tasas de embarazo se reducen al 34%8.

Estas observaciones nos indican que tener una microbiota vaginal sana o eubiosis que esté dominada por lactobacilos podría mejorar la salud reproductiva, aumentar las posibilidades de quedarte embarazada y protegerte de tener un parto prematuro y bajo peso al nacer.

Cómo mejorar la microbiota vaginal 

Garantizar que tu microbiota vaginal esté formada mayoritariamente por lactobacilos que te ayudará a mantener las infecciones vaginales a raya y puede aumentar tu fertilidad.

Estos consejos te ayudarán a tener una mejor salud íntima:

  1. Cuida tu alimentación cada día. Seguir una alimentación rica en frutas y verduras frescas de temporada, cereales integrales, legumbres, frutos secos y proteína animal de buena calidad (huevos, pescado y carnes blancas) te ayuda a planificar con éxito un futuro embarazo9.
    Si te planteas tomar un complemento alimenticio con vitaminas y minerales, consulta primero a tu farmacéutico para que valore primero si lo necesitas y cuál escoger.
  1. Utiliza probióticos con respaldo científico para equilibrar tu salud vaginal. La cepa probiótica Lacticaseibacillus rhamnosus Lcr 35® es una de las más estudiadas para equilibrar tu microbiota vaginal. Además, la vitamina A que contiene es antioxidante, antiinfecciosa y es importante para mantener la integridad de las mucosas. Recuerda que tener una microbiota vaginal rica en lactobacilos es tu mejor aliado para prevenir las infecciones vaginales.
  1. Mantén unos hábitos adecuados de higiene íntima. Mimar tu microbiota vaginal también pasa por utilizar productos respetuosos con tu zona íntima, evitar las duchas vaginales y mantener esta zona siempre seca para impedir las futuras infecciones11.
    Si tienes una infección vaginal aguda, las soluciones de lavado y cremas íntimas externas con un pH respetuoso con la zona íntima te pueden ayudar a aliviar la irritación y el prurito11.
  1. Usa ropa holgada e interior de algodón. Llevar ropa muy ajustada y utilizar prendas con tejidos sintéticos puede irritar tu zona íntima, mientras que el algodón favorece la transpiración de la zona íntima y previene que se acumule la humedad. Otra medida efectiva es no usar ropa interior por la noche cuando duermas11.

Conclusión

La disminución de los niveles de lactobacilos de la vagina se relaciona con el parto prematuro y los problemas de fertilidad.

Tener una microbiota vaginal equilibrada con abundancia de lactobacilos podría mejorar la salud reproductiva, aumentar las posibilidades de quedarte embarazada y protege de tener un parto prematuro y bajo peso al nacer.

Las herramientas que tienes a tu alcance para mejorar tu salud reproductiva a través de equilibrar la microbiota vaginal son: seguir una alimentación equilibrada, utilizar probióticos con respaldo científico para fortalecer tu salud íntima, usar ropa holgada e interior de algodón y tomar precauciones para no infectar también a tu pareja si tienes síntomas de disbiosis vaginal.

Referencias:

  1. Kennedy KM, de Goffau MC, Perez-Muñoz ME, et al. Questioning the fetal microbiome illustrates pitfalls of low-biomass microbial studies. Nature. 2023; 613(7945):639-649. doi: 10.1038/s41586-022-05546-8.
  2. Moreno I, Garcia-Grau I, Perez-Villaroya D, et al. Endometrial microbiota composition is associated with reproductive outcome in infertile patients. Microbiome. 2022; 10(1):1. doi: 10.1186/s40168-021-01184-w.
  3. Chen C, Song X, Wei W, et al. The microbiota continuum along the female reproductive tract and its relation to uterine-related diseases. Nat Commun. 2017; 8(1):875. doi: 10.1038/s41467-017-00901-0.
  4. Younes JA, Lievens E, Hummelen R, et al. Women and their microbes: the unexpected friendship. Trends Microbiol. 2018; 26(1):16-32. doi: 10.1016/j.tim.2017.07.008.
  5. Giovanni Vitale S, Ferrari F, Ciebiera M, et al. The role of genital tract microbiome in fertility: a systematic review. Int J Mol Sci. 2022; 23(1):180. doi: 10.3390/ijms23010180.
  6. Klebanoff MA, Brotman RM. Treatment of bacterial vaginosis to prevent preterm birth. Lancet. 2018; 392(10160):2141-2142. doi: 10.1016/S0140-6736(18)32115-9.
  7. Zhang F, Zhang T, Ma Y, et al. Alteration of vaginal microbiota in patients with unexplained recurrent miscarriage. Exp Ther Med. 2019; 17(5):3307-3316. doi: 10.3892/etm.2019.7337.
  8. Fu M, Zhang X, Liang Y, et al. Alterations in vaginal microbiota and associated metabolome in women with recurrent implantation failure. mBio. 2020; 11(3):e03242-19. doi: 10.1128/mBio.03242-19.
  9. Raymond JL, Morrow K. Krause. Mahan. Dietoterapia. 15ª edición. 2021. Elsevier.
  10. Fernández L, Castro I, Arroyo R, et al. Application of Ligilactobacillus salivarius CECT5713 to achieve term pregnancies in women with repetitive abortion or infertility of unknown origin by microbiological and immunological modulation of the vaginal ecosystem. Nutrients. 2021; 13(1):162. doi: 10.3390/nu13010162.
  11. SEMERGEN. Recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de las infecciones vulvovaginales en atención primaria. 2018. Disponible en: https://semergen.es/files/docs/grupos/atencionMujer/Publicaciones/Vulvovaginales-ap.pdf (consultado el 14 de junio de 2023).
Productos
Últimas entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un espacio para hablar de lo que pocos hablan, de muchas incomodidades que sentimos en nuestro cuerpo y lo que es necesario aprender para alcanzar nuestro bienestar.

Suscríbete a nuestra newsletter:

He leído y acepto los términos de la política de privacidad.

Art. 11 LOPDGDD: Responsable: LABORATORIO STADA, SLU. Fines del tratamiento: Permitir el envío por vía electrónica de comunicaciones sobre información acerca de nuestros productos o servicios y acceso a servicios que puedan ser de interés del usuario. Ejercicio de derechos en rgpd@stada.es. Más info www.stada.es.