Intolerancia a la lactosa y microbiota

intolerancia a la lactosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia al betagalactósido lactosa es muy común, pues afecta al 70% de la población mundial, y se debe a una digestión defectuosa y su consiguiente malabsorción del disacárido lactosa, el carbohidrato predominante en la leche, por deficiencia de la enzima lactasa presente en las microvellosidades de la mucosa intestinal (borde en cepillo de los enterocitos), que es la encargada de escindir la lactosa en los monosacáridos glucosa y galactosa, al actuar sobre el enlace que los une.

Puede ser congénita, por existir un locus alterado en el cromosoma 2, el 2q21, pero hay una forma adquirida por agresiones de la mucosa intestinal que originan pérdida de lactasa, como ocurre en las gastroenteritis, la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celíaca no diagnosticada o en alergias alimentarias. En ausencia de lactasa, la lactosa se comporta como un carbohidrato no digerible, que por ósmosis atrae agua a la luz intestinal. En el colon es fermentada por bacterias generando ácidos grasos de cadena corta (AGCC), ácido láctico, CO2 e hidrógeno. Estos últimos gases causan flatulencia, meteorismo, diarrea, dolor y distensión abdominal, y en recién nacidos los síntomas pueden ser llanto, malestar general y heces menos consistentes.

 

¿Si tengo intolerancia a la lactosa puedo comer yogur?

Numerosos estudios han demostrado que la lactosa del yogur se tolera mejor por los intolerantes que la de otros lácteos, debido a la actividad de la betagalactosidasa microbiana, un conjunto de enzimas (entre ellas lactasa), que hidrolizan disacáridos, facilitando su digestión y absorción. Además el yogur enlentece considerablemente el tránsito gastrointestinal y la betagalactosidasa tiene más tiempo para actuar sobre la lactosa, mejorando su tolerancia. La mayoría de cepas bacterianas productoras de yogur (Lactobacillus delbrueckii ssp bulgaricus y Streptococcus thermophilus) poseen una actividad betagalactosidasa notable, sobreviviendo en un alto porcentaje al tránsito a través del estómago hasta el intestino delgado.

En la región proximal de aquél se exponen a grandes cantidades de sales biliares, que provocan su lisis al incrementar la permeabilidad de la pared bacteriana, liberando betagalactosidasa en gran cuantía, que alcanza la luz intestinal induciendo la digestión de la lactosa, compensando así la ausencia de lactasa endógena en personas con déficit congénito. Como esa enzima intracelular es metabólicamente activa en el intestino delgado medio y distal, contribuye a digerir la lactosa antes de alcanzar el colon, donde su fermentación puede causar síntomas de intolerancia. Además de las bacterias que producen yogur, dos cepas de probióticos han demostrado ser útiles en la intolerancia a la lactosa: Lactobacillus acidophilus NCFM y Lactobacillus johnsonii La1240.

En 1984, Savaiano y cols publicaron los resultados de un estudio que demostró que el yogur aumentaba la capacidad de digerir la lactosa, pero que tras su pasteurización la actividad de la lactasa era 10 veces menor y el número de bacterias 100 veces menor. En 1991 Lin, Savaiano y Harlander publicaron los resultados de un estudio en el que observaron que la leche no fermentada a la que se añadieron concentraciones elevadas de los mismos probióticos que el yogur (Streptococcus thermophilus, Lactobacillus bulgaricus y acidophilus) reducía, igual que lo hacía aquél, la emisión de hidrógeno espirado en sujetos con déficit de lactasa. Un estudio similar con varias cepas de Bifidobacterium longum, fue llevado a cabo por Jiang y cols con idénticos resultados.

También llegaron a iguales conclusiones Mustapha y cols empleando diferentes cepas de Lactobacillus acidophilus, recalcando que para que sea eficaz el probiótico debe resistir la acidez gástrica y llegar vivo al duodeno, un aspecto destacado también por Lin y cols, que consideran clave la integridad de la pared bacteriana de los probióticos. En la intolerancia adquirida a la lactosa se han utilizado probióticos que son habituales en la fabricación del yogur (Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophylus), pues participan en la hidrólisis de la lactosa, tanto durante la fermentación (reducen la lactosa de la leche) como tras la ingesta (ayudan a digerir la lactosa en el intestino de sujetos con déficit de lactasa). También se han usado con el mismo fin suplementos de Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus fermentum, Bifidobacterium longum y Bifidobacterium animalis.

 

¿El yogur es beneficioso contra la intolerancia a la lactosa?

Los beneficios del yogur en la intolerancia a la lactosa por gastroenteritis son constatables en la clínica y la eficacia de los probióticos en el tratamiento de aquélla está bien documentada. En un estudio efectuado por Almeida y cols se proporcionó a 27 pacientes intolerantes a la lactosa yogur con Lactobacillus casei Shirota y Bifidobacterium breve, observando reducción en los niveles de hidrógeno espirado (marcador de digestión deficiente de la lactosa) y de los síntomas, a las 4 semanas. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, EFSA, ha notificado que existe una mejor digestión de la lactosa en pacientes intolerantes por consumo de yogur elaborado con Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii subsp. Bulgaricus.

 

BIBLIOGRAFIA

. Almeida C.C, Lorena S.L, Pavan C.R, Akasaka H.M and Mesquita M.A. Beneficial effects of long-term consumption of a probiotic combination of Lactobacillus casei Shirota and Bifidobacterium breve Yakult may persist after suspension of therapy in lactose-intolerant patients.Nutr. Clin. Pract. 2012;27: 247–251.

.Binns N: Probiotics, prebiotics and the gut microbiota. ILSI Europe Concise Monograph Series 2013

.García Iturrioz M. Probióticos y prebióticos, aliados de la salud. El mundo del bienestar. Gráficas Ulzama. Navarra, 2008.

. Gorbach SL. Lactic acid bacteria and human health. Ann Med. 1990; 22 (1): 37-41.

. He T, Priebe MG, Zhong Y, Huang C, Harmsen HJM, Raangs GC, Antoine JM, Welling GW, Vonk RJ. Effects of yogurt and bifidobacteria supplementation on the colonic microbiota in lactose-intolerant subjects. J Appl Microbiol. 2008; 104: 595-604.

. Jiang T, Mustapha A, Savaiano DA. Improvement of lactose digestion in humans by ingestion of unfermented milk containing bifidobacterium longum. J Dairy Sci. 1996 79: 750-7.

. Kolars JC, Levitt MD, Aouji M, Savaiano DA. Yogurt: an autodigesting source of lactose. N Engl J Med. 1984; 310 (1):1-3.

. Lin MY, Savaiano D, Harlander S. Influence of non fermented dairy products containing bacterial starter cultures on lactose maldigestion in humans. J Dairy Sci. 1991; 74: 87-95.

. Lin MY, Yen CL, Chen SH. Management of lactose maldigestion by consuming milk containing lactobacilli. Dig Dis Sci. 1998; 43 (1): 133-7.

. McDonough FE, Hitchins AD, Wong NP, Wells P, Bodwell CE. Modification of sweet acidophilus milk to improve utilization by lactose intolerant persons. Am J Clin Nutr. 1987; 45: 570-4.

. Mustapha A, Jiang T, Savaiano DA. Improvement of lactose digestion by humans following ingestion of unfermented acidophilus milk: influence of bile sensitivity, lactose transport, and acid tolerance of Lactobacillus acidophilus. J Dairy Sci. 1997; 80: 1537-45.

. Onwulata CI, Ramkishan Rao D, Vankineni P. Relative efficiency of yogurt, sweet acidophilus milk, hydrolyzed-lactose milk, and a commercial lactase tablet in alleviating lactose maldigestion. Am J Clin Nutr 1989; 49: 1233-7.

. Savaiano DA, Abou El Anouar A, Smith DE, Levitt MD. Lactose malabsorption from yogurt, pasteurizad yogurt, sweet acidophilus milk, and cultured milk in lactase-deficient individuals. Am J Clin Nutr 1984; 40: 1219-23.

 

Internet:

https://es.wikipedia.org/wiki/Beta_galactosidasa

http://formaciones.elmedicointeractivo.com/plantillas/down_ROI/documentos_ROI/122_INTOLERANCIA_ALIMENTARIA_ant.pdf

http://www.pmfarma.es/noticias/12262-efsa-determina-que-el-yoghourt-mejora-la-digestion-de-la-lactosa.html

The following two tabs change content below.
Roberto Pelta

Roberto Pelta

Doctor Adjunto del Servicio de Alergología en Hospital General Universitario Gregorio Marañón
Doctor en Medicina. Médico Adjunto del Servicio de Alergología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.
Roberto Pelta

Últimas entradas deRoberto Pelta (ver todo)

2 comentarios en “Intolerancia a la lactosa y microbiota

  1. Buenas tardes , mi hijo es un celiaco diagnosticado a los 21 años, ahora a sus 30 esta manifestando intolerancia a la lactosa, retirando la lactosa de su alimentación, dudamos si es mejor consumir probioticos con lactosa o yogures sin lactosa, hasta su próxima revisión que queda aun lejana, nos vendría muy bien un consejo.
    Muchas gracias

    1. Hola Esperanza,
      La celiaquía en muchas ocasiones presenta molestias intestinales y sensibilidad visceral. También puede aparecer sensibilidad o incluso intolerancia a la Lactosa, pero ese diagnóstico lo debe hacer un médico siempre. En cualquier caso, los productos Lactoflora, NO contienen gluten ni lactosa y ayudan a mejorar el bienestar intestinal. Para esta situación Lactoflora protector intestinal podría serle de ayuda.
      Si necesitas información adicional, no dudes en contactarnos nuevamente.
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *