Nutrientes clave para ayudar a mantener un buen estado y funcionamiento del intestino

Alimentos para buen funcionamiento intestinal

Nutrientes beneficiosos para el intestino

Los nutrientes son las piezas contenidas en los alimentos que nos permiten cubrir las necesidades básicas del organismo para gozar de una buena salud. Para mantener un buen estado y funcionamiento del intestino necesitamos el aporte de los siguientes nutrientes:

 

Proteínas

Las proteínas son unos nutrientes indispensables para la regeneración celular y, en particular, juegan un papel clave cuando se produce una afectación del tubo digestivo debida a intervenciones quirúrgicas, tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia y afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal y el colon irritable.

Se recomienda que las tres comidas principales del día incluyan alimentos proteicos como la carne, el pescado, el marisco, los huevos, las legumbres y los lácteos.

 

Probióticos

Los probióticos son microorganismos saludables (principalmente bacterias y levaduras) que ejercen efectos beneficiosos sobre el intestino y sobre el organismo en general. Se encuentran en los alimentos, por ejemplo en las leches fermentadas como los yogures, y en forma de complementos alimenticios y medicamentos. A la hora de escoger un probiótico ten en cuenta la cepa, la dosis y la duración más adecuadas para cada indicación en particular.

 

Fibras vegetales o prebióticos

No toda la fibra dietética tiene el mismo efecto sobre nuestro intestino. Por ejemplo, la fibra soluble (se encuentra en frutas como la manzana y la naranja, verduras como la zanahoria y cereales como la avena) regula el ritmo de las deposiciones y está indicada para personas que alternan episodios de estreñimiento con diarrea. Mientras que la fibra insoluble (se encuentra sobre todo en los cereales integrales y las verduras) acelera el tránsito intestinal y es útil para las personas con estreñimiento.

Los prebióticos son la fibra preferida para las bacterias intestinales debido a que se puede fermentar y estimula el crecimiento y/o actividad de una o más especies beneficiosas de la microbiota intestinal.

Como buenas fuentes de prebióticos están las verduras, las frutas y las legumbres. Cada vez se le está dando más importancia al almidón resistente como nutriente indispensable para las bacterias del intestino. Si cocinas la patata, la pasta o las legumbres y las dejas enfriar en la nevera (4-5 ºC) hasta el día siguiente, potenciarás su efecto prebiótico.

 

Betacarotenos

Tienen una función antioxidante i protegen toda la mucosa intestinal. Se encuentran en las hortalizas y frutas de color amarillo, naranja y rojo, como el polen, la zanahoria, el mango y la papaya, entre otros.

 

Zinc

Es un mineral antioxidante necesario para el buen funcionamiento de nuestras defensas y también ejerce una función protectora de la mucosa que tapiza nuestros intestinos. Los huevos, las carnes, el marisco, la levadura de cerveza, el germen de los cereales y las pipas de girasol son los alimentos que aportan zinc de una manera más aprovechable para el organismo.

 

Flavonoides

Son compuestos que se encuentran en las hortalizas y las frutas y sobre el intestino tienen un efecto antiinflamatorio e antioxidante.

 

Tu intestino es una pieza clave para tu salud, así que para mantenerlo sano no te olvides de alimentar a los trillones de microorganismos que habitan en él a través de una alimentación saludable que incluya proteínas, probióticos, fibras vegetales o prebióticos, betacarotenos, zinc y flavonoides.

 

Consejos para nutrir el intestino y las bacterias saludables que habitan en él:

 

  1. Para mantener un buen estado y funcionamiento de tu intestino no te olvides de incluir cada día en tu alimentación proteínas, probióticos, fibras vegetales y alimentos con betacarotenos, zinc y flavonoides.

 

  1. Nuestras bacterias se alimentan de fibras fermentables que se encuentran en alimentos de origen vegetal sin procesar como las hortalizas, las frutas, los tubérculos, los cereales, las legumbres y las semillas.

 

  1. La aportación de proteínas a través de la alimentación se puede tener que aumentar cuando hay intervenciones quirúrgicas mayores, infecciones, afecciones del tracto intestinal (como la enfermedad inflamatoria intestinal y el colon irritable) y tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia.

 

  1. Los betacarotenos de las hortalizas y frutas de color amarillo, naranja y rojo se transforman en vitamina A en el intestino delgado una vez ingeridos. Son un nutriente indispensable para asegurar la integridad y buen estado del intestino.

 Lactoflora y probióticos

 

 

The following two tabs change content below.
Lactoflora
Lactoflora es una gama de probioticos que ayudan a equilibrar la flora intestinal. Fundamental para tu bienestar del dia a dia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *