¿Cómo convivir con el síndrome del intestino irritable?

Lactoflora blog Sindrome del Intestino irritable

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional digestivo que se caracteriza por la presencia de dolor o molestias abdominales que se asocian a cambios en la frecuencia o consistencia de las defecaciones y en el que los estudios diagnósticos (analíticas de sangre, colonoscopia, pruebas radiológicas) no muestran ninguna alteración que justifique los síntomas.

La importancia del síndrome del intestino irritable (SII) viene dada en gran parte por su alta prevalencia y también porque a menudo afecta a personas jóvenes en plenitud de facultades y, por tanto, comporta unos costes económicos elevados, tanto directos como indirectos (pérdida de productividad laboral). Entre un 5-15% de la población occidental presenta el síndrome del intestino irritable (SII) y es más habitual en gente joven y en mujeres.

Existen tres tipos de síndrome del intestino irritable (SII): síndrome del intestino irritable (SII) con predominio de estreñimiento, síndrome del intestino irritable (SII) con predominio de diarrea y síndrome del intestino irritable (SII) mixto.

¿Cuál es la causa del síndrome del intestino irritable?

 La causa del síndrome del intestino irritable (SII) no se conoce con exactitud. Existen múltiples factores que interaccionan en distintos niveles con el eje intestino-cerebro y producen los síntomas.

Se han identificado factores ambientales desencadenantes como infecciones gastrointestinales, el estrés, estado afectivo, apoyo social. De hecho, es común qué tras una gastroenteritis grave, algunas personas permanezcan con síntomas de síndrome del intestino irritable (SII).

Otras causas se deben a alteraciones en la fisiología del tracto intestinal:

  • Alteración en la sensibilidad (hipersensilibilidad): un aumento en el volumen intraintestinal que produce distensión abdominal es percibida como molestia o dolor mientras en otras personas sin SII el mismo volumen no produciría molestia.
  • Alteración en la motilidad: que produce cambios en la frecuencia y la consistencia de las heces.
  • Alteración en la permeabilidad intestinal que puede favorecer el paso de bacterias de la luz intestinal y producir una microinflamación
  • Alteraciones en la flora intestinal que pueden favorecer alteración en la fisiopatología intestinal y favorecer síntomas de SII.

¿Qué síntomas produce el síndrome del intestino irritable?

 El principal síntoma del síndrome del intestino irritable (SII) es el dolor abdominal y junto a éste también es frecuente la presencia o bien de diarrea o de estreñimiento. Es característico que el dolor mejore con la defecación. Con los síntomas muchas veces, ya se puede realizar el diagnóstico, sin embargo, en muchas ocasiones se realizan pruebas para descartar otras enfermedades más graves. Las pruebas para descartar otras patologías son un análisis de sangre, una colonoscopia y/o enema opaco.

¿Cómo convivir con el síndrome del intestino irritable?

 El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno crónico y complejo en el que actúan distintos factores. Por este motivo, no existe un tratamiento único y eficaz para todos los pacientes. De hecho, muchos de los tratamientos que se utilizan para el síndrome del intestino irritable (SII) van dirigidos a mejorar los síntomas, pero no a la causa que ocasiona elsíndrome del intestino irritable (SII) en sí.

Los fármacos que se utilizan con más frecuencia van dirigidos a controlar los síntomas que sufre el paciente. Otro tipo de tratamiento disponible es el no-farmacológico como el tratamiento psicológico, dietético y los complementos alimentarios con probióticos y/o prebióticos. En algunos países se realiza psicoterapia o hipnosis dirigida a controlar el síndrome del intestino irritable (SII). Sin embargo, en España estos tratamientos se realizan en escasos centros especializados.

En relación a la dieta, en los últimos años se han publicado estudios en los que se ha evaluado el efecto de la dieta FODMAP, baja en sustancias fermentadoras y osmóticas (sin oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables, es decir, sin fructosa, sin gluten, sin lactosa, sin legumbres, sin sorbitol) en el síndrome del intestino irritable (SII). Sin embargo, estas dietas son muy restrictivas y difíciles de seguir a largo plazo. Los probióticos y prebióticos son complementos alimentarios que han mostrado ser eficaces en el tratamiento del SII.

¿Cómo me pueden ayudar los probióticos en el síndrome del intestino irritable?

Sabemos que alguna de las causas del síndrome del intestino irritable (SII) es el aumento de la sensibilidad visceral, la alteración de la motilidad intestinal y de la flora intestinal. La flora intestinal modifica la sensibilidad y los movimientos intestinales. Un ejemplo de este hecho es que, a nivel experimental, la administración de antibióticos (que reducen la flora intestinal) en animales aumenta los movimientos intestinales mientras que la administración de Lactobacillus los disminuye. Por otro lado, la flora intestinal también tiene efecto sobre las defensas ya que puede alterar la permeabilidad intestinal y la función de barrera de la pared intestinal.

Los probióticos son bacterias con efectos beneficiosos sobre la salud del individuo, mientras que los prebióticos son sustancias químicas que favorecen el desarrollo de las bacterias probióticas. La administración de probióticos y prebióticos reequilibra la flora intestinal incrementando el número de bacterias beneficiosas en detrimento de las bacterias perjudiciales, generando un mayor bienestar digestivo. Los probióticos también tienen cierto efecto sobre el sistema nervioso central mejorando la calidad de vida del paciente.

Las especies de probióticos más estudiadas en el síndrome del intestino irritable (SII), son los lactobacilos y las bifidobacterias. Aprovechando los efectos específicos de cada especie bacteriana se han desarrollado combinaciones de diversos probióticos con o sin prebióticos que actúan conjuntamente sobre las distintas causas del síndrome del intestino irritable (SII). El tratamiento con probióticos mejora significativamente el dolor abdominal, las flatulencias, y mejora la sensación de distensión abdominal.

 

Bibliografía:

Moayyedi P, Ford Ac, Talley NJ, et al. The efficacy of prebiotics, probiotics and synbiotics in irritable bowel síndrome: a systematic review. Gut 2010;59:325-332

LF_lactoflora_protector_intetinal_adultos

The following two tabs change content below.
Míriam Mañosa

Míriam Mañosa

Doctora en Medicina
Servicio de Aparato Digestivo Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal Hospital Universitari Germans Tries i Pujol Badalona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *