Síndrome del intestino permeable o permeabilidad intestinal

sindrome del intestino permeable

Todos tenemos una barrera intestinal que nos protege, localizada entre el lumen (espacio interior del intestino) y los diferentes tejidos del organismo. Su función principal es la de permitir el paso de nutrientes al torrente sanguíneo y regular la absorción de sustancias nocivas como las macromoléculas, agentes bacterianos y patógenos, antígenos derivados de los alimentos, toxinas, etc.

¿Qué es el síndrome del intestino permeable o permeabilidad intestinal?

Una mala permeabilidad intestinal puede originar problemas digestivos como la disbiosis intestinal o la translocación bacteriana (favoreciendo el desarrollo de infecciones), problemas inmunitarios y del sistema nervioso central. Pero también ciertas situaciones como el postoperatorio digestivo inmediato, una nutrición parenteral o patologías como la enfermedad inflamatoria intestinal, la celiaquía, la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn o la diabetes mellitus tipo I, pueden desencadenar una alteración en la permeabilidad, por una modificación de la microbiota. Por otro lado, el consumo de alimentos hipercalóricos y ricos en azúcares refinados, ciertos aditivos alimentarios, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), alcohol y tabaco también alteran la barrera mucosa intestinal.

Diagnóstico del síndrome del intestino permeable

Existe un test para evaluar de forma indirecta si existe una alteración en la absorción de la pared intestinal, aunque todavía no se utiliza para dar un diagnóstico o tratamiento claro. Se trata de una prueba que mide la cantidad de dos moléculas que somos capaces de eliminar por la orina, después de ser administradas por vía oral. Una de mayor tamaño (lactulosa) y otra de menor tamaño (manitol). Si aparece más lactulosa de la esperada en la orina significa que existe un aumento en la permeabilidad intestinal, ya que ha podido pasar al torrente sanguíneo. En cambio, si no se detecta apenas manitol, puede ser una causa de malabsorción (permeabilidad disminuida) y originar desnutrición y problemas de desarrollo.

 Tratamientos para el síndrome del intestino permeable

Los tratamientos actuales para las alteraciones de la permeabilidad intestinal se basan en una aportación extra de ciertos probióticos, la administración de L-glutamina, vitamina D (colecalciferol) y zinc, además de la práctica de ejercicio físico.

Probióticos para el tratamiento del intestino permeable

De todos los probioticos estudiados se ha encontrado una mayor acción digestiva en los siguientes: Saccharomyces boulardii, Bifidobacterium BB12, Bifidobacterium longum, Lactobacillus acidophilus LA5, Lactobacillus rhamnosus GG y Lactobacillus Plantarum.

The following two tabs change content below.
Adriana Duelo

Adriana Duelo

Dietísta y Nutricionista en ADD
Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull y especialista en el déficit de la enzima DAO. Es miembro del comité científico de la Sociedad Internacional del Déficit de DAO y participó en el primer estudio realizado, en el año 2010, para determinar la proporción de enfermos con diagnóstico de migraña que presentaban déficit de DAO con respecto a la observada en población general no migrañosa
Adriana Duelo

Últimas entradas deAdriana Duelo (ver todo)

9 comentarios en “Síndrome del intestino permeable o permeabilidad intestinal

    1. No existe suficiente evidencia científica sobre el papel preventivo o terapéutico de los probióticos en la alergia alimentaria. El tratamiento con probióticos en niños con alergia a leche de vaca es controvertido aunque algún estudio ha demostrado un aumento de la tolerancia a la caseína mediante el empleo de una fórmula altamente hidrolizada de dicha proteína que contenía el probiótico Lactobacillus Rhamnosus GG, de modo que se reduce el tiempo necesario para alcanzar la tolerancia a la caseína.

      Por otro lado, algunos probióticos pueden presentar lactosa en su composición, por lo que se tendría que mirar para qué indicación sería el probiótico en cuestión, dado que no todos los probióticos ni en según qué cantidad son útiles para lo mismo.

      Dra. Miriam Mañosa

    1. Hola Maria,

      En general, no todos los probióticos sirven para lo mismo y, además de las cepas de bacterias que se evalúan en cada probiótico, su eficacia también depende de la cantidad de bacteria. Los lactobacilos y las bifidobacterias son los probióticos que han demostrado un mayor beneficio para mejorar los síntomas de distensión y gases. En concreto, Lactoflora® protector intestinal contiene dos cepas de Bifidobacterium lactis, Lactobacillus lactis y paracasei y podría mejorar tus síntomas. En estos casos, se recomienda la toma episódica del probiótico, es decir, una semana cada mes porque al dejar el probiótico, los síntomas reaparecen.

      Un saludo,

      Dra. Mañosa

  1. Buenos días:
    he leído que muchos investigadores sostienen que el aminoácido L-glutamina, aconsejado para el tratamiento del intestino permeable, es uno de los alimentos esenciales de las células del cáncer. Es eso cierto?

  2. Hola, no veo que menciones el gluten. La verdad es que he leído tantas cosas malas del pobre gluten que me han hecho coger miedo, pero yo no puedo pasar sin mis dos rebanadas de pan integral, que lo hago en mi panificadora, ya sea con harina de trigo integral, centeno, espelta, etc.

    Mi alimentació no se basa en un exceso de gluten, el unico momento del día que tomo gluten es ahí, en el desayuno, y algun día comiendo pasta integral. Supongo que no debería preocuparme de que eso dañe mi mucosa intestinal, no?

    1. Hola,
      No deberías preocuparte por ello, pero si tienes cualquier duda deberías comentarle a tu médico habitual o farmacéutico la situación en la que te encuentras para que te puedan asesorar correctamente.
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *